BBVA pierde peso frente a sus competidores

stop

Los inversores valoran negativamente la estrategia conservadora del banco de Francisco González

05 de abril de 2011 (11:04 CET)

La línea de actuación del BBVA durante la crisis, caracterizada por su aversión a operaciones de riesgo como las compras de otras entidades ha hecho que su valoración bursátil se vaya acercando más a los bancos medianos que a su gran competidor, el Santander, según publica CapitalMadrid.

Antes del estallido de la crisis financiera, en 2007, el BBVA, presidido por Francisco González, valía en bolsa 63.000 millones de euros, mientras que el Santander tenía una capitalización de 92.000 millones. La distancia se ha incrementado en dos años en favor de la entidad presidida por Emilio Botín.

En la fecha citada, el Banco Santander representaba el 47% de la capitalización bursátil de los siete mayores bancos (Santander, BBVA, Popular, Banesto, Sabadell, Bankinter y Pastor) . En aquel momento el BBVA representaba el 32% del valor en bolsa de los mismos siete bancos españoles. Una distancia destacable pero que nadie pensaba que se podía incrementar de la forma que lo ha hecho.

Pero si se miran los datos a marzo de 2011 la capitalización del Santander es de 71.000 millones de euros frente a los 40.000 millones del BBVA. La distancia ha aumentado. Se ve porqué ahora el banco que preside Botín representa el 55% del valor total en bolsa de los siete grandes bancos, mientras que el BBVA se limita al 31% de la capitalización de dicho grupo de entidades. Dicho de otra manera, mientras el Santander ha escalado ocho puntos en su cuota de valor, el BBVA ha caído un punto porcentual.

En estos tres años de crisis, el valor global en bolsa de estos siete bancos ha caído de 196.000 millones de euros a 129.000 millones. Todos han perdido cuota individual comparada con el resto excepto el Santander que la ha ganado. Así, los ocho puntos que ha subido el banco cántabro provienen de sumar el punto que ha perdido BBVA y los dos puntos que han perdido por cabeza Popular, Banesto y Sabadell, más el que se ha dejado Bankinter. El Pastor se ha mantenido en el 1% del valor del conjunto a pesar de que su castigo en bolsa ha sido brutal, debido a que sus cifras son muy pequeñas.
En cifras concretas, el Banco Pastor ha perdido en este período un 67% de su valor bursátil al pasar de los 2.800 millones que tenía de capitalización en 2007 a los 900 millones que valen ahora sus acciones en el mercado. En el siguiente escalón hacia arriba se sitúan Banesto, Sabadell y Bankinter, que han perdido los tres por igual un 52% de su valor en bolsa entre 2007 y marzo de 2011. El Popular aún ha perdido un poco más, un 59%, debido en gran parte a que durante casi todo el período ha sido objeto de rumores sobre sus posibles fusiones con otros bancos o cajas para ganar tamaño.

Por su parte, el BBVA, ha visto como su pérdida de capitalización se ha situado en el 37%, frente al 23% del Santander en los años citados. Muchos inversores han visto a la entidad presidida por Francisco González como una compradora necesaria, es decir, como un banco que necesitaba adquirir otras entidades financieras para consolidar el tamaño y el negocio, a la vez que aseguraba el valor futuro de la acción. Una parte de culpa en la visión transmitida a los mercados la ha tenido, según fuentes financieras, la estrategia de parar el crecimiento del banco para amarrar las tasas de morosidad y haber dejado pasar algunas oportunidades de negocio en países emergentes por asegurarse la liquidez a corto plazo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad