BCE: “Acusada desaceleración “

stop

El organismo aplaza el crecimiento hasta 2010

Sin título

09 de abril de 2009 (14:29 CET)

Acusada desaceleración. Estas dos palabras resumen la marcha de la economía occidental y también de la europea, según el boletín de abril del Banco Central Europeo (BCE). La entidad emisora constata que la economía de la zona euro deberá esperar hasta el 2010 para iniciar una recuperación y que será gradual.

No todo es negativo o quizás si. La inflación, una grave amenaza hasta hace unos meses, se encuentra ahora situada en niveles que permitirán, según el banco, que quede anclada en torno al 2% a medio plazo.

El BCE indica que tras reducir el pasado día 23 los tipos de interés oficiales en otros 25 puntos básicos, hasta el 1,25%, la estabilidad de precios se mantendrá a medio plazo, cosa que ha de asegurar el poder adquisitivo de los hogares de la zona euro.

En la parte negativa, el banco alerta de que como reflejo de las turbulencias de los mercados financieros “la actividad económica se ha debilitado sustancialmente” en el territorio de su responsabilidad. “Los datos disponibles muestran que la actividad económica en la eurozona sigue siendo muy débil en los primeros meses de 2009 y probablemente seguirá muy moderada durante el resto del año, si bien se espera que se recupere gradualmente en 2010”.

El banco ve con esperanza que el descenso de las materias primas, que se experimenta desde el verano de 2008, respalde la renta real disponible y el consumo.

Si además se suman los estímulos económicos puestos en marcha por los respectivos gobiernos, los resultados podrían tener efectos positivos más intensos de lo previsto, asegura el boletín.

Según el BCE, la inflación interanual mediada por el índice armonizado de precios al consumo (IAPC) continuó reduciéndose desde el 1,2% en febrero al 0,6% en marzo, según los cálculos de la oficina comunitaria de estadísticas, Eurostat.

El BCE informó asimismo de que el flujo de los préstamos a sociedades no financieros y hogares sigue siendo “muy tenue”, a pesar de las intensas llamadas de los gobiernos y organismos internacionales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad