Berlusconi, condenado por corrupción en la compra de Mondadori

stop

05 de octubre de 2009 (18:26 CET)

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, no ha podido evadir del todo la justicia. Il Cavaliere ha sido declarado "corresponsable de la corrupción" que llevó a su grupo Fininvest a hacerse con el control de la editorial Mondadori, por la que ahora la sociedad del mandatario deberá pagar cerca de 750 millones de euros al conglomerado CIR.

Así lo asegura el juez Raimondo Mesiano, del Tribunal Civil de Milán, en las motivaciones de la sentencia, hechas públicas este lunes, de la millonaria sanción económica que dictó este sábado contra Fininvest por resarcimiento de los daños patrimoniales causados a CIR al no poder alcanzar esta última el control de la editorial más importante del país.

El magistrado justifica su decisión de hacer pagar tal elevada cantidad de dinero al grupo de Berlusconi por el "principio de responsabilidad civil de las compañías de capital por el hecho ilícito de su representante legal o administrador cometido en la actividad gestora de la misma sociedad", reza la sentencia.

El pasado sábado el Tribunal Civil de Milán condenaba a pagar a Fininvest la suma de 749.955.611,93 euros al conglomerado de Carlo de Benedetti, hecho que tuvo una inmediata reacción por parte del grupo de Berlusconi, que aseguró que recurrirá la condena y que siempre ha operado "con la máxima corrección".
Los hechos se remontan a principios de la década de 1990, cuando el grupo de Berlusconi y el de De Benedetti, ambos accionistas de Mondadori en la época, recurrieron a un tribunal para que decidiera quién tenía derecho a quedarse con las acciones de la familia Formenton, herederos del histórico dirigente de la editorial, Arnoldo Mondadori, que daban el control de la empresa.

El 20 de junio de 1990 el tribunal decide que el acuerdo al que De Benedetti había llegado con la familia antes de que ésta cambiara de opinión a favor de Berlusconi era el que tenía validez, decisión que fue recurrida posteriormente por Fininvest, a quien un juzgado de Roma dio la razón en 1991.

Posteriormente, el caso se reabrió ya por la vía penal para averiguar si había habido irregularidad en el proceso y el ex abogado del primer ministro, Cesare Previti, fue condenado en 2007 por el Tribunal Supremo a 1 año y 6 meses de cárcel por sobornar a uno de los jueces que se hicieron cargo del asunto, mientras que Berlusconi salió indemne.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad