Berlusconi se deja querer con Digital Plus, pero no a cualquier precio

07 de julio de 2010 (18:45 CET)

A Berlusconi le gustan, y mucho, los mimbres de ese cesto con agujeros llamado Prisa. O lo que es lo mismo, aunque hasta se ha especulado con su interés incluso por adquirir el diario El País, está loco por tomar el control de Digital Plus. El problema es que el dueño de Telecinco ha hecho las cuentas de lo que vale todo Prisa en bolsa y cada día le escuecen más los 500 millones de euros que acordó pagar hace seis meses por el 22% de la televisión de pago.

De momento prefiere esperar por si las costuras de Prisa saltan. Hace sólo unos días, el hijo del presidente italiano y vicepresidente de Mediaset, Pier Silvio Berlusconi, aseguraba que el acuerdo para comprar el 22% de Digital Plus es un “muy buen punto de partida” y descartó comprar más, pero con un matiz importantísimo: a corto plazo. Es decir, que el grupo italiano no tiene remilgos en hacer ver que todo es posible en un futuro relativamente cercano.

Nada que ver con el desmentido rotundo de octubre del año pasado, cuando Mediaset negó a voz en grito el interés por Cuatro y por el canal del pago. Dos meses más tarde, Prisa cerraba el pactó con Telecinco y Mediaset para la compraventa de Cuatro y de un 22% de Digital a cambio del 18% de Telecinco y 491 millones en efectivo.

El gran problema ahora para Telecinco, que nunca se ha distinguido precisamente por ser un buen pagador, es que la bolsa le ha obligado a pensar. Si para Telefónica –que adquirirá otro 22% del canal- la operación Digital Plus es un grano de arena en plena batalla con Portugal Telecom por el control de la brasileña Vivo, para las cuentas de Telecinco es cuestión de Estado. Y resulta que mientras Competencia abre el período de alegaciones para la fusión de Cuatro y Telecinco, la cotización de Prisa vuelve a venirse abajo con estrépito.

Desde el 18 de junio, cuando subió cerca de un 10% hasta los 2,23 euros, la acción del grupo que preside Ignacio Polanco ha ofrecido pruebas elocuentes de debilidad. Prisa vale apenas 460 millones de euros, un 40% menos que cuando Telecinco selló el acuerdo de Cuatro y Digital Pus. Es decir, que con los 500 millones comprometidos para el desembarco en el canal hoy se podría comprar la totalidad de Prisa.

Dicho de otra forma, a Berlusconi no le salen las cuentas. Como no puede renegociar las condiciones de lo que ya está firmado con Prisa, considera que todo lo que pueda venir después tiene que ser con otras reglas del juego. Es decir, más barato. Además, como ha ocurrido desde que ha tanteado la compra de Digital Plus, el problema siempre ha sido la deuda del canal de pago. Mediaset no está por la labor de asumir ni un euro.

Y es en este punto donde se agiganta la figura de Telefónica. Siempre se ha especulado con el apoyo de Alierta a la posibilidad de que Mediaset tire del carro del canal de pago. Como compañero de viaje en el capital, y sobre todo, como principal soporte financiero por lo que se pueda encontrar en el canal de pago.

Mientras, Berlusconi sigue deshojando la margarita muy cerca de las pantallas de contratación. Su Telecinco está sufriendo para remontar el vuelo en bolsa tras la fuerte caída de la semana pasada, cuando el recrudecimiento de la guerra del fútbol entre Prisa y Mediapro hizo que más de una analista pusiera en valor el atractivo de su futura participación en Digital Plus.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad