Blanco denuncia un “ataque al euro” en las críticas a la economía española

Sin título

08 de febrero de 2010 (16:06 CET)

El jueves negro que vivió la economía española, con contundentes castigos a las acciones de las empresas de aquí y con desvalorizaciones también importantes de la deuda, no se produjo por casualidad. El ministro de Fomento, José Blanco, lo ha dicho con claridad. Existe según su opinión, un ataque concertado de “especuladores financieros” no sólo contra la economía española, si no, como pieza grande a cazar, contra el euro.

En declaraciones radiofónicas, Blanco desveló la intención que tendrían los ataques a la solvencia de la economía española: conseguir que no se regulen ni se vigilen los mercados.

"Todo responde a un objetivo. Los comentarios apocalípticos sobre la situación económica de España en nada benefician a nuestro país. En este momento hay un ataque al euro y hay que darle una respuesta", señaló Blanco.

El ministro de Fomento aseguró que existe una "resistencia clarísima" de los especuladores financieros del ámbito internacional, los mismos que "originaron la crisis", a que se regulen los mercados, resistencia que, en su opinión, irá a más.
Lo cierto es que en momentos en que hay nerviosismo en los mercados los especuladores atacan aquel flanco que consideran más débil. En este sentido, las alusiones, ni que fuesen indirectas de directivos económicos de la Unión Europea, como el español responsable de la competencia, Joaquín Almunia, han sentido mal a España y han dado pié a que se ponga la economía española en el mismo saco que la de Grecia y Portugal.

La agencia de calificación Fitch afirma que no hay riesgo de que la crisis de déficit y deuda que están sufriendo Grecia, Portugal y España se traslade a otros países de la eurozona. Según ha afirmado el presidente de Fitch, Marc Ladreit Lacharriére, a la radio francesa Europe 1, la situación por la que atraviesan estos tres países es "preocupante" y sugiere una "nueva" fase de la crisis financiera.

Curiosamente, el secretario de estado de Economía, Juan Manuel Campa, remachaba que no hay elementos que expliquen la dureza de los ataques: No hay ningún riesgo de insolvencia, la deuda pública está entre las más bajas de la eurozona, el coste de la financiación sigue en mínimos históricos pese a la reciente subida, incluso se ha puesto en marcha un paquete de medidas para apuntalar la salud financiera a medio y largo plazo. Lo más duro de la crisis ha pasado y estamos en el proceso de estabilización para iniciar la recuperación. Ahí están las reformas para asegurar que España cumple los factores objetivos para ayudar a que las cosas se calmen. Pero los mercados se mueven también por factores subjetivos y es muy difícil luchar contra ellos" .

Frente a estos tres países, Francia y Alemania tiene suficiente "credibilidad" para los inversores como para evitar que sufran las presiones del mercado. "Con Francia y Alemania tenemos la suerte de tener a dos pilotos en el avión ", ha afirmado tras reiterar que "no hay contagio real" de la presión que están ejerciendo los mercados a estos tres países a otros Estados que comparten la moneda única.

Preguntado por los argumentos que expondrá la vicepresidenta económica, Elena Salgado, en su viaje a Londres, Blanco apuntó que lo que va a decir la ministra de Economía es que "se está impulsando y reconduciendo al país para intentar conseguir una senda de crecimiento económica más positiva y distinta.

"Ello tiene que contribuir necesariamente a mejorar la percepción de nuestro país fuera de España. Por lo tanto, vamos a hacer una labor de pedagogía para decir que España puede, debe y va a salir de la crisis", explicó Blanco.
Por otra parte, el ministro apeló al "sentido patriótico de todos" para intentar infundir confianza en España, porque, según dijo, "la confianza en un país no sólo la genera el Gobierno y su presidente, sino todos".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad