Blanco dice lo que nadie quiere oír: subir impuestos

stop

20 de agosto de 2009 (12:54 CET)

Las rentas altas deberán arrimar el hombro para poder mantener –y extender- las políticas sociales de subsidios. El ministro de Fomento, José Blanco, se ha mostrado así partidario de subir los impuestos a las rentas más altas para poder recaudar más impuestos con los que hacer frente a una posible ampliación de la ayuda de 420 euros a los desempleados. José Blanco ha hecho estas declaraciones tras la polémica surgida en relación a las limitaciones existentes para poder acceder a esta extensión del subsidio y la posterior disposición del presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a modificar y extender la aplicación de esta ampliación del subsidio.

Y es que a la ayuda de 420 euros al mes para desempleados que han agotado el subsidio sólo pueden acceder, en principio, aquellos que han agotado la prestación a partir del 1 de agosto. Tras la polvareda desatada por esta limitación, Zapatero ya ha anunciado su disposición de ampliar este límite al 1 de junio, aunque la medida deberá ser consensuada aún con los sindicatos.

"Si es necesario elevar determinados tipos impositivos de las personas que tienen más renta para garantizar políticas sociales o inversiones públicas habrá que hacerlo", ha declarado Blanco con rotundidad. Pese a calificar sus palabras de “reflexión”, Blanco abre la puerta a una hipotética subida del IRPF a las rentas más altas que contribuiría a aumentar las arcas del Estado, en la actualidad, diezmadas a causa de la crisis económica.

"Soy partidario de ayudar a los que más lo necesitan, y si para ello los que tienen más recursos tienen que apretarse el cinturón, habrá que decirlo con claridad a la sociedad", insistió.
El escaso margen de maniobra que el gobierno tiene en materia presupuestaria le lleva a mirar con lupa cualquier medida adicional propuesta por los sindicatos. Celestino Corbacho, ministro de Trabajo, ha cifrado en 100 millones de euros el coste adicional que tendrá cada mes de retroactividad que se amplíe la propuesta de los 420 euros.

Los recursos del Estado, tal y como ha recordado el propio Blanco “son limitados”, máxime cuando el Gobierno ha entrado en un marcado déficit público. Una subida de impuestos a las rentas más altas se antoja como una medida necesaria y no será, seguramente, la última en materia impositiva que el Ejecutivo se verá obligado a tomar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad