Blesa pasa su primera noche en la cárcel de Soto del Real

stop

JUDICIAL

16 de mayo de 2013 (22:18 CET)

El ex presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ha pasado su primera noche en la prisión de Soto del Real (Madrid). El banquero no ha logrado reunir esta jueves los 2,5 millones de euros que un juez le ha impuesto como fianza para eludir la cárcel. El magistrado ha considerado que existe riesgo de fuga --de hecho, también le ha retirado el pasaporte-- del que fuera el máximo responsable de la entidad financiera madrileña.

La decisión la ha tomado el titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, Elpidio José Silva, después de interrogar al acusado durante varias horas. El magistrado ha imputado a Blesa por los delitos de apropiación indebida, administración desleal, falsedad en documento público y delito societario en la adquisición City National Bank de Florida. El ex presidente de Caja Madrid también estaba imputado por un crédito fallido de 26,6 millones de euros que la entidad concedió al Grupo Marsans.

Declaración


Blesa se ha presentado en los juzgados de Madrid después de que el magistrado lo citase con urgencia. La petición de comparecencia respondía a la decisión de Manos Limpias de ampliar la querella inicial por el crédito a Marsans a la operación de la entidad financiera norteamericana.

El juez estima en su auto que la compra del City National Bank se hizo prácticamente por el valor en libros de la entidad, unos 1.121 millones de dólares. No obstante, teniendo en cuenta el deterioro del fondo de comercio del banco, la operación pudo acarrear a la caja unas pérdidas de 500 millones de euros.

Operación

Caja Madrid adquirió en abril de 2008 el 83% del City National Bank de Florida por 927 millones de dólares (unos 618 millones de euros en aquel momento) con Blesa todavía de presidente. Posteriormente, la caja se hizo con el 100 % de la entidad aportando otros 190 millones de dólares (unos 127 millones de euros). El Consejo de Administración aprobó por unanimidad la operación con la intención de "reforzar" su presencia en Estados Unidos.

El banquero acudió al Congreso en noviembre del año pasado para justificar esta adquisición. Aseguró que la operación entraba dentro los cauces normales ya que se poseía "conocimiento del negocio en la región". En el 2000, Caja Madrid había abierto su oficina de Miami, desde donde había constatado "la fuerte y creciente presencia de empresas españolas en Latinoamérica".

Informe

Para tomar la decisión, el juez ha valorado como piedra angular un informe emitido por el Banco de España. El documento indica que la compra se hizo de tal manera que pudo eludir "el preceptivo control de la consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid". Asimismo, el supervisor de turno destacó que su precio excedió al que abonaron el Banco Popular y el Banco Sabadell en la compra de otras entidades en Miami.

Por otro lado, en el auto de citación, el magistrado Silva también apuntaba que datos del departamento independiente del Tesoro de Estados Unidos demostraban un "déficit muy relevantes en la supervisión del equipo directivo de la entidad, de cara a la debilidad económica general, sin que esté implantada una estrategia viable de negocio".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad