BMN rebaja su valor contable a 1.000 millones para evitar el Frob

stop

CONVERTIBLES

19 de octubre de 2011 (20:53 CET)

Caja Murcia, Caja Granada, Caixa Penedès y Sa Nostra, las cuatro cajas que forman Banco Mare Nostrum (BMN), trabajan contrarreloj para cerrar la venta de la emisión de 250 millones de euros en bonos convertibles que termina el próximo lunes 24 de octubre. Las cuatro entidades están vendiendo los títulos a sus grandes clientes institucionales y mantienen abiertas las negociaciones con al menos tres grandes fondos de inversión para que participen en la emisión.

La operación supone el ser o no ser para BMN. Necesita antes del próximo martes al menos 212 millones de euros para evitar que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) entre el capital. Después de numerosos e infructuosos intentos de dar entrada en el capital a inversores privados, la entidad se ha decantado por la emisión de bonos convertibles, que con un plazo de tres años ofrecen una rentabilidad anual del 8%.

Esta fórmula permite a BMN salvar el match ball de la nacionalización. La emisión, dirigida exclusivamente a inversores institucionales y profesionales con una inversión mínima de 150.000 euros, supondrá la entrada de capital privado en más del 20% del accionariado cuando los bonos se conviertan en acciones. Por lo tanto, con un capital principal del 8,8%, la entidad cumple con los requisitos del Banco de España y evita tener que llegar al 10%.

Ventas a buen ritmo

Fuentes cercanas a la entidad aseguran que la venta de bonos que comenzó este lunes marcha a buen ritmo. “Hemos lanzado la operación cuando hemos verificado que se podía colocar con relativa comodidad. Las negociaciones con algunos de los grandes fondos con los que llevamos meses hablando para darles entrada en el capital siguen vivas y podrían participar también en esta operación. En cualquier caso, los bonos se están vendiendo bien”, señalan las mismas fuentes.

Para sacar adelante la emisión, BMN ha tenido que plegarse a las exigencias de los inversores, que le han exigido un fuerte descuento, idéntico al que tuvo que aplicar Bankia para salir a bolsa el pasado julio. El grupo liderado por Caja Murcia venderá los bonos con un descuento del 70% sobre su actual valor en libros, que es de 2.600 millones de euros. Por lo tanto, ha aceptado una valoración de apenas 1.060 millones. No obstante, si la operación se cierra y BMN consigue los 250 millones previstos, el descuento sobre el valor en libros se reducirá al 60%.

La entidad, la única que junto a Liberbank consiguió una prórroga del Banco de España para cumplir con los requisitos de capital, considera la emisión de convertibles como el primer paso de un proceso que debe acabar en la bolsa, una posibilidad que el tamaño del grupo y la crisis financiera han impedido hasta ahora.

Liberbank vende Telecable

Liberbank, el grupo participado por Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria también ha solucionado casi en el último momento sus necesidades de capital. En este caso, ha optado por la fórmula de la venta de una de las joyas de la corona de su cartera de participadas. Ha vendido Telecable al fondo de capital riesgo Carlyle, que ha pagado 340 millones de euros por el 85% del capital. Una cifra suficiente para cumplir con los requisitos del Banco de España.

Por lo tanto, a la espera de que resuelva la subasta para la venta de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) y de que BMN cierre con éxito la emisión de bonos, la mayor reestructuración de la historia del sector financiero español está lista para sentencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad