BMW y Mercedes buscarían una alianza frente a la crisis

stop

Hace 50 años Mercedes se interesó por BMW

17 de febrero de 2009 (09:12 CET)

Los dos mayores fabricantes de coches de lujo, rivales desde hace décadas, podrían extender el pacto. BMW y Mercedes, los dos viejos rivales en el mercado del lujo, están buscando aliarse en el área financiera y de desarrollo de nuevos proyectos, según asegura una noticia publicada en el diario Expansion, que recoge informaciones de medios alemanes: “Cualquier clase de cooperación que no sea perceptible para el cliente es imaginable” declaró un alto ejecutivo de Daimler al Frankfurter Allgemeine.

El rotativo afirma que hoy martes Daimler, el fabricante de Mercedes, presentará un desolador balance de las cuentas del último trimestre de 2008, a raíz de la caída de ventas. La firma no ofrece, actualmente, ningún vehículo económico. Lo mismo ocurre con BMW. Los 2.500 euros que concede el Gobierno alemán no son suficientes para reactivar las compras de vehículos de alta gama.

Tanto las plantas de Daimler como las de BMW están trabajando ya a tiempo reducido. Si pactan, ambas podrían ahorrarse 350 millones de euros comprando juntas algunas piezas. Ambas ya colaboran en la fabricación de un motor híbrido. Ninguna de las dos marcas se ha atrevido a hacer previsiones para los próximos meses. BMW anunció ayer el recorte de 800 de los 4.300 empleos que producen el Mini en su fábrica de Cowley (Gran Bretaña), tras el desplome de las ventas.

Vieja historia
Se da la circunstancia que hce 50 años ambos consorcios ya estuvieron a punto de unirse cuando el grupo de Stuttgart –entonces se llamaba sólo Mercedes- quiso adquirir BMW para evitar su quiebra. Pero apareció la familia Quandt que puso varios millones de marcos de la época y pasó a convertirse en máxima accionista de esta segunda firma.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad