Botín quiere garantías para comprar la CAM

stop

El presidente del Santander requiere un 'banco malo' para englobar los activos problemáticos de la caja alicantina

Emilio Botín en la junta de accionistas

08 de abril de 2011 (19:06 CET)

El presidente del Santander, Emilio Botín, quiere un plan de garantías contra futuras pérdidas para hacerse cargo de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) que busca comprador a instancias del Banco de España para evitar su nacionalización. Tal como ha informado Europa Press, Botín requiere un sistema que minimice los riesgos y que podría articularse como un Esquema de Protección de Activos (EPA) o un 'banco malo' que englobase los activos inmobiliarios y problemáticos de la caja alicantina.

El Santander apoya esta fórmula tras analizar en detalle la situación de la CAM después de que ésta encargara a Nomura un cuaderno de venta, que también han recibido BBVA, La Caixa, Popular y Banc Sabadell. Por su parte, el Banco de España sondea el interés de los potenciales compradores con contactos permanentes. Nomura ya ha mantenido contactos bilaterales entre responsables de la caja alicantina y de entidades financieras que han recibido la documentación con las principales cifras de su negocio.

Desde que la CAM fuera repudiada por Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura, que precipitaron el naufragio de Banco Base, la entidad que preside Modesto Crespo se afana en buscar un socio estable para el futuro y, según fuentes financieras, el Santander suena como el candidato con mayores probabilidades. La CAM disfruta de una importante red comercial en la Comunidad Valenciana que cubriría la falta de presencia en la región del Santander, que ya ha manifestado su intención de arañar cuota de mercado en España a otros competidores y goza de una indudable fuerza de balance.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad