Brasil moviliza 45.000 millones para frenar la depreciación de su moneda

stop

El real brasileño se sitúa en el nivel más bajo en los últimos cuatro años

24 de agosto de 2013 (13:03 CET)

El Banco Central de Brasil (BCB) destinará 60.000 millones de dólares, unos 45.000 millones de euros, a intentar controlar la volatilidad de su moneda. La mayor economía suramericana no es ajena a la devaluación de divisas en los llamados países emergentes, que siguen dando muestras de debilidad frente a los síntomas de recuperación en Estados Unidos.

El temor a un aumento de los tipos de interés ha castigado a las monedas de Rusia, India, Turquía o Venezuela. El real brasileño, por su parte, se ha devaluado más de un 15% con respecto al dólar en 2013, lo que ha situado a la divisa en su nivel más bajo en cuatro años.

Por ello, el supervisor financiero del gigante suramericano ha anunciado un plan de choque para paliar la inestabilidad de la moneda a través de inyecciones continuadas de capital.

500 millones de dólares al día

Básicamente, el programa de estímulos monetarios del BCB pasa por realizar subastas de intercambio de divisas y acuerdos de recompra. Hasta fin de año, se propone intervenir cuatro veces por semana en el mercado de divisas para controlar la depreciación del real ofertando hasta 500 millones de dólares por día, entre lunes y jueves.

"Con el objetivo de proporcionar a los agentes económicos cobertura y liquidez en el mercado de divisas, el Banco Central de Brasil comunica que comenzará a partir del viernes un programa de subasta de swaps y la venta de acuerdos de recompra de dólares", indicó en un comunicado oficial.

El supervisor brasileño se reserva la posibilidad de intervenir mediante otro tipo de actuaciones, aunque no ha aclarado en qué consistirán.

Preocupación por la inflación

De acuerdo a cálculos del mercado financiero, desde enero pasado el Banco Central ha inyectado cerca de 40.000 millones de dólares en su empeño por evitar una mayor depreciación del real.

Además de estabilizar la moneda, la otra gran preocupación del BCB es el alza de los precios. La inflación crece a mayor ritmo del esperado lo que podría empujar al supervisor a subir el tipo oficial del dinero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad