Bruselas recuerda los deberes al nuevo Gobierno: más recortes y otras cuentas

stop

El comisiario europeo Pierre Moscovici asegura que, con los presupuestos aprobados por el ejecutivo saliente de Mariano Rajoy, España no cumplirá el objetivo de déficit del 2,8% para este año

Economía Digital

El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, de frente, al lado del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem / EFE
El comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, de frente, al lado del presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem / EFE

Barcelona, 14 de enero de 2016 (09:51 CET)

Como el padre que le dice a su hijo de que no va por el buen camino, Bruselas advierte de nuevo a España. Los deberes son conocidos: más recortes y unas cuentas creíbles que se ajusten al objetivo de déficit público marcado por la Comisión Europea para 2016 (2,8%). Como se preveía, los presupuestos aprobados por el ejecutivo saliente de Mariano Rajoy no valen, son papel mojado.

Por tanto, será el nuevo Gobierno, todavía incierto, quien tenga que llevar a cabo el ajuste. "España no puede esperar flexibilidad con los presupuestos", asegura el comisario europeo de Asuntos Económicos Pierre Moscovici, en una entrevista que publica este jueves La Vanguardia, entre otros medios del continente. 

Cita con el nuevo Gobierno

La regañina no se queda ahí. Según los cálculos de Bruselas España violó el objetivo de déficit de 2015 y exige una cita con el próximo ejecutivo. "Hemos pedido que el presupuesto español sea revisado cuando haya un nuevo Gobierno. Los problemas que identificamos siguen allí y vamos a tratarlos con el nuevo Gobierno", sostiene Moscovici.

Previsiblemente, en esta reunión se pondrán sobre la mesa los números hechos por la Comisión Europea, que cuantifican para este año un déficit del 3,5%, siete décimas por encima del objetivo comunitario, y un desfase total de 9.000 millones.

Ligera revisión de los objetivos

Con todo, los responsables de las finanzas europeas no cierran la puerta a flexibilizar los límites marcados para el año que acaba de comenzar. Unas marcas en las que, según Moscovici, se tendrán en cuenta aspectos como la llegada de refugiados de los últimos meses.

En relación a la polémica del otoño pasado, cuando Bruselas ya advirtió de las irreales cuentas aprobadas por Rajoy, el comisario europeo rebaja el tono. "Tuvimos que respetar las elecciones. Por eso dijimos que la diferencia deberá ser cubierta después por el nuevo Gobierno. Y allí estaremos", apunta.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad