Bruselas respalda la decisión de Rajoy de retrasar hasta 2016 la corrección del déficit

stop

La Comisión Europea determinará si aprueba esta prórroga el próximo 29 de mayo

27 de abril de 2013 (10:03 CET)

La Comisión Europea ha dado el visto bueno a la decisión que hizo pública este viernes el Gobierno presidido por Mariano Rajoy de retrasar dos años, hasta 2016, el objetivo de reducir el déficit hasta el 3% del PIB, teniendo en cuenta la "difícil situación económica".

Pero antes de autorizar esta prórroga, Bruselas quiere examinar si la nueva senda de ajuste fiscal propuesta se basa en "un número suficiente de medidas estructurales y de alta calidad".

La decisión final del Ejecutivo comunitario llegará el próximo 29 de mayo, cuando publique sus recomendaciones de política económica para todos los estados miembros.

Coherencia   

"El aplazamiento de la corrección del déficit excesivo hasta 2016 es coherente con el actual análisis técnico llevado a cabo por los servicios de la Comisión de lo que sería una senda de consolidación fiscal equilibrada, pero todavía ambiciosa, teniendo en cuenta la difícil situación económica", ha dicho el portavoz de Asuntos Económicos, Olivier Bailly, tras conocer las propuestas de Rajoy. 

"Es esencial que la senda fiscal en el programa de estabilidad esté basada en suposiciones macroeconómicas prudentes y en un número suficiente de medidas estructurales y de alta calidad", ha agregado.

Bruselas espera ahora recibir "lo antes posible" los documentos de los programas de estabilidad y de reformas "con el fin de empezar nuestra evaluación". El Ejecutivo comunitario analizará en particular "hasta qué punto son adecuados teniendo en cuenta los excesivos desequilibrios en España".

Dos años de margen


El Gobierno ha anunciado que el objetivo de déficit para este año será del 6,3% (en lugar del 4,5% pactado con la UE), mientras que se reducirá al 5,5% en 2014, al 4,1% en 2015 y al 3% en 2016.

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ya se ha declarado en varias ocasiones dispuesto a dar dos años más a España para corregir el déficit. Sus condiciones eran dos: que el Gobierno de Mariano Rajoy hubiera realizado el ajuste estructural exigido en 2012 y que la situación económica hubiera empeorado.
Ambos requisitos se han cumplido en el caso de España, según el propio análisis del Ejecutivo comunitario.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad