Buffet también se equivoca, y mucho

Sin título

01 de marzo de 2009 (13:05 CET)

El financiero norteamericano, Warren Buffet, el hombre cuyas inversiones son replicadas casi al milímetro por un buen número de brokers, el hombre por el que los ricos más ricos están dispuestos a pagar una pasta para poder sentarse a su lado en una mesa, adorado por la mayoría de los analistas como prácticamente un gurú infalible, no lo es. LEER CARTA.

Según ha reconocido en la carta anual que envía a los inversores que participan en su fondo, Berkshire Hathaway, a lo largo de 2008 cometió algunos errores graves que costaron mucho dinero. Por ejemplo, la compra de un buen paquete de acciones de la petrolera ConocoPhillips cuando los precios del petróleo y el gas natural estaban en sus máximos.

Buffett, conocido en todo el mundo como el oráculo de Omaha admite que hizo "algunas cosas estúpidas" en 2008 que costaron a los accionistas miles de millones, como la compra de una gran cantidad de acciones de la petrolera ConocoPhillips cuando los precios del petróleo y el gas natural estaban en su máximo.

El beneficio neto del fondo de inversión cayó un 96% en el cuarto trimestre respecto al año anterior, hasta los 117 millones de dólares (poco más de 90 millones de euros).

En el conjunto del año pasado, el beneficio neto para Berkshire fue de 4.990 millones, frente a 13.210 millones en 2007. La caída, superior al 60%, se explica por el pobre resultado de las aseguradoras -como Swiss Re- que tiene en cartera, y por el batacazo en las cotizaciones de Coca-Cola y American Express, además de Conoco.

Buffet reconoce en su misiva que en el cuarto trimestre del año pasado, su compañía fue duramente afectada por la situación financiera internacional con unas pérdidas en inversiones y derivados de casi 7.500 millones de dólares, de lo que culpa a la crisis del crédito y el agujero en los préstamos hipotecarios.

Aun así, muchos quisieran tener el balance de su empresa como lo tiene este empresario de 79 años. Pese al mal año, Berkshire Hathaway ganó 5.000 millones de dólares. Eso sí, un 62% menos que los más de 13.000 millones que había logrado el año anterior. El oráculo, de 78 años de edad, dispone de suficiente efectivo para reforzar su posición en esas y otras compañías. Y entre las cosas positivas, destaca las operaciones de compra en General Electric, el banco Goldman Sachs -que le llevó a ser considerado como en los mercados como "inversor de último recurso", a la manera del Gobierno, en plena debacle del sector financiero- y el grupo de alimentación William Wrigley.

Ojalá Buffet siga equivocándose este año, no tanto respecto a sus propias finanzas como al pronóstico que hace sobre la economía mundial, sobre la que vaticina que seguirá en la ruina durante 2009.

Según el viejo gurú de Wall Street, estamos ante una caída libre en la actividad empresarial como nunca antes se había visto, atrapados en un círculo vicioso que se retroalimenta negativamente: el miedo conduce a la parálisis y la contracción de los negocios, lo que a su vez genera más miedo. El financiero cree que las medidas de apoyo al sector financiero son necesarias y correctas porque el objetivo es evitar ante todo la ruptura total del sistema.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad