Caixa Manresa, la última pieza para que encaje el puzle

stop

30 de junio de 2009 (14:45 CET)

Es la cuarta en discordia, muy a su pesar. Caixa Manresa es la pieza que falta para que la fusión entre Sabadell, Terrassa y Manlleu sea un éxito. La entidad del Bages tiene lo que las demás buscan: la tasa de morosidad más baja de Catalunya (1,82%), un coeficiente de solvencia del 11,5% y unos activos no muy abultados, 6.600 millones, pero igualmente apetecibles.

Es por ello que la Generalitat está intentando convencer a los directivos de la entidad para que acepten unirse al grupo que formarían, según Expansión, la Unión de Cajas Catalanas (UCC), esto es, Sabadell, Terrassa y Manlleu. Según el diario El País, desde el gobierno catalán se considera la entrada de Manresa en el proceso como una “necesidad estratégica”.

Pero parece que Caixa Manresa no tiene intención, de momento de participar en el proceso, por dos motivos básicos. Primero, porque no cree en las fusiones para ganar volumen y considera que este tipo de operaciones tienen que “conseguir una entidad solvente y sólida”.

Y ahí está el problema. Sabadell arrastra una morosidad del 3,43%, Terrassa, del 3% y Manlleu del 3,8% con la previsión de llegar al 6% este año. De modo que Manresa tendría que poner en juego sus activos y solvencia para cubrir estos agujeros y aún así no tendría suficiente. “Es difícil cubrir la morosidad de entidades que son el doble de la nuestra”, afirman desde Caixa Manresa. “Para eso se necesita musculatura, es decir, dinero, y eso sólo se conseguiría con el FROB”.

Además, ese esfuerzo tampoco sería recompensado, ya que los directivos de la entidad del Bages no serían los máximos responsables de la entidad resultante. De hecho, se baraja el nombre de Enric Mata, presidente de Caixa Terrassa, como nuevo director de la UCC.

La segunda razón por la que Manresa no quiere intervenir en el proceso de la UCC es porque aún no ha tomado una decisión institucional definitiva sobre su futuro, a pesar de que aseguran que “todas las puertas están abiertas” y de que “se valoran todos los movimientos interesantes del sector”. La entidad tampoco descarta “ir por su cuenta” como hasta ahora si los proyectos que se le presentan no cuadran con su filosofía.

De momento, pues, la entidad del Bages se hace de querer.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad