Caixa Penedès se “come” ya en tres meses el 67% del ladrillo que tuvo que asumir en 2008

stop

Crea Penedescep para gestionar inmuebles

Sin título

03 de abril de 2009 (14:39 CET)

La caja que dirige Ricard Pagès se está preparando para lo peor. Entre sus previsiones, y los datos que maneja actualmente, Caixa Penedès ha tenido que empezar a poner en marcha las herramientas que le permitan gestionar un volumen creciente de activos inmobiliarios recuperados de clientes que no han podido hacer frente a sus compromisos de pago. En el primer trimestre de este año, la entidad se ha adjudicado 120 millones en activos inmobiliarios.

Para evitar que sus ratios de morosidad se disparen, cajas y bancos han decidido mayoritariamente pasar sus activos inmobiliarios a empresas externas porque así los créditos no pagados dejan de computar. Así, en el caso de Penedès este porcentaje pasará del 5,25% que tendría en caso de mantener los créditos dudosos en el balance a un más llevadero 4.25%.

Para ello, igual que otras entidades crediticias, Penedès ha puesto en marcha un mecanismo que minimice los efectos de la crisis. Ha creado una empresa, Penedescep que gestionará los activos inmobiliarios. En la decisión de crear esta sociedad puede haber pesado de forma importante el hecho de que la entidad prevea que este año deberá adjudicarse muchos más activos inmobiliarios que el ejercicio anterior, según publica el diario El País .

En concreto, los 120 millones citados anteriormente supone ya el 67% de los 178 millones que en total tuvo que absorber en el 2008, Fuentes citadas por el rotativo indica que por lo menos la cantidad que se deberá adjudicar la caja será el doble de lo del año pasado.

Los activos que absorbe la caja tienen tres orígenes: el primero, la compra de pisos a promotores clientes que no están en disposición de devolver los créditos concedidos por la entidad; el segundo, los inmuebles adquiridos por medio de las daciones en pago, que afectan básicamente a clientes que no pueden asumir sus hipotecas, y la tercera son las adjudicaciones por la vía de la subasta pública fruto de un procedimiento judicial abierto a clientes que no pagan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad