Caixa Sabadell reduce casi un 30% su beneficio, hasta los 42 millones

stop

La entidad destina 188 millones a saneamientos después de registrar un 3,43% de morosidad

Sin título

17 de febrero de 2009 (12:44 CET)

Caixa Sabadell ganó 42 millones el 2008, lo que implica una reducción de los beneficios del 29,7%. La cifra positiva podría haber sido mucho más alta si la entidad, como muchas otras de su ámbito, no hubiese apostado por destinar los beneficios extraordinarios a dotaciones para prevenir la morosidad. Precisamente este apartado creció el año pasado hasta el 3,43%, según explicaron el presidente Salvador Soley y el director General, Jordi Mestre.

Si se tiene en cuenta que los créditos concedidos durante el año pasado superaron de poco los 10.000 millones, la morosidad llegó a 343 millones, en cifras absolutas.

Precisamente, el incremento de las dotaciones, que se han multiplicado por cinco hasta los 188 millones, se consideró por Mestre como una muestra de la prudencia de la entidad ante los años próximos. El fondo genérico se ha mantenido con una valoración del 125%.

Caixa Sabadell ha recuperado inmuebles fruto de créditos no pagados por valor de 29 millones de euros. En este sentido, Mestres explicó que la caja trabaja junto con muchas otras entidades en vistas a la integración en una empresa que gestione los activos inmobiliarios. Dicha actuación se realizaría en una empresa que comandaría Ahorro Corporación.

Mestres indicó que la morosidad se debe en un 50% a promotores y constructores inmobiliarios, un 40% a particulares muy afectados por la crisis de la construcción y sólo en un 10% a empresas.

La caja de Sabadell mantendrá su política de expansión en otras zonas diferentes de Cataluña. Así, en breve abrirá oficinas en Castelló y Madrid. Al mismo tiempo se ha decidido reducir en 15 oficinas las que la entidad tiene en Cataluña, aunque eso no afecta al personal. Una vez realizada la expansión y la reconversión el número de oficinas habrá bajado en 5, afirmó Mestre.

El director general de la caja explicó que “contra lo que se afirma es cierto que no se dan créditos porqué ha bajado mucho la demanda”. Y como en otros casos se refirió a las peticiones de créditos para proyectos solventes. En este sentido aseguró que la dureza de las entidades de crédito a la hora de dar préstamos se debe a un retorno a la ortodoxia bancaria, perdida en los últimos años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad