Caixabank vuelve a beneficios en Portugal. EFE

Caixabank triunfa en Portugal tras disparar el beneficio de BPI

stop

BPI, el banco portugués controlado por Caixabank, registra 529 millones de beneficio hasta septiembre, superando holgadamente el resultado del año anterior

Barcelona, 23 de octubre de 2018 (20:29 CET)

BPI, el banco portugués controlado por Caixabank, obtuvo un beneficio de 529,1 millones de euros hasta septiembre, muy por encima de los 22,6 millones de hace un año, impulsado por la actividad en el país luso y las plusvalías obtenidas por ventas de participaciones y de su área de gestión de activos.

En un comunicado enviado hoy a la Comisión del Mercado de Valores lusa (CMVM), la entidad explicó que el negocio en Portugal contribuyó con 324,4 millones de euros, de los cuales algo más de 160 millones correspondieron a beneficios extraordinarios derivados de varias ventas.

La venta de su participación en Viacer- que controla la empresa del sector de bebidas Super Bock- dejó 59,6 millones. Otros 61,8 millones correspondieron a la de la sociedad BPI Gestión de Activos, mientras que 42 millones se debieron a su negocio de terminales de pago automático.

Sin contar con estos factores extraordinarios, el resultado de la actividad en Portugal del banco dirigido por el español Pablo Forero también hubiese sido positivo. En concreto, un crecimiento a doble dígito del 19,6%.

Además, los resultados de hace un año estaban penalizados por la venta de una participación del 2% del capital del Banco de Fomento de Angola (BFA) y los costes derivados del programa de reducción de plantilla.

El producto bancario -equivalente a los ingresos de la entidad- aumentó el 21% y se situó en 826,4 millones de euros, mientras que el margen financiero -diferencia entre los intereses cobrados en créditos y los pagados de los depósitos- se incrementó el 9,14 %, hasta 315,2 millones.

BPI: menos deudas y más solvente

Entre el resto de indicadores que miden la salud financiera de BPI resaltan los costes de estructura, que se redujeron casi un 23% y se situaron en 337,9 millones de euros, sobre todo por la caída de los costes de plantilla.

BPI también registró buenos resultados respecto a los ratios de solvencia. la medida central de la fortaleza financiera (CET1) se situó en el 13,1% y la proporción de crédito moroso sobre el total concedido del banco se redujo hasta el 3,8%.

La cartera de depósitos a clientes se incrementó en un 6,9%, hasta 20.711 millones de euros, y la crédito bruto en un 5,4%, hasta 23.422 millones.

Caixabank se hizo con el control del BPI en febrero de 2017 a través de una opa, que dejó el 84,5% del capital en sus manos. Desde entonces, la entidad española ha ido comprando capital del banco portugués y ya posee casi el 95% de las acciones.

Hemeroteca

Caixabank
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad