Caja Madrid comunica a Díaz Ferrán que es moroso por 26,5 millones

stop

El presidente de la patronal deberá cesar como consejero

Sin título

15 de diciembre de 2009 (10:51 CET)

La solvencia económica del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, parece estar cada día más en entredicho. El empresario y su socio, Gonzalo Pascual, han incurrido en una mora de 26,5 millones con Caja Madrid, entidad de la que Díaz Ferrán es consejero, lo que ha supuesto, por lo pronto, en la apertura de un expediente por parte de la caja que culminará con el abandono del empresario de su máximo órgano de gobierno, según el diario ABC.

La apurada situación, ahora bancaria, de Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual, se suman a las múltiples vicisitudes que ambos sufren respecto a la compañía aeronáutica Air Comet, que hasta ayer tenía a su plantilla de huelga por retrasos salariales y que han pactado una tregua hasta el 22 de diciembre.

Según fuentes cercanas al consejo de Caja Madrid, la entidad ha enviado un escrito al presidente de la CEOE para advertirle de que la ejecución del crédito había sido tramitada. La entidad le recuerda en su comunicación el artículo 23 de sus estatutos (en su apartado «d») califica «a los que mantuvieren deudas vencidas y exigibles de cualquier clase frente a la Caja» como «inelegibles» para el consejo de administración y, por tanto, lo considera también una causa de cese. Esta cláusula será ejecutada el próximo día 28, fecha de la última reunión del consejo.

La semana pasada, coincidiendo con el puente de la Inmaculada, cuando el equipo financiero de la entidad de ahorros madrileña contactó por primera vez con el presidente de los empresarios españoles comunicarle la situación y fijar el viernes 11 como plazo máximo para solventar la deuda de más de 26 millones.

Más implicados

Una vez vencida la fecha, y sin rastro del dinero del crédito -concedido a las empresas patrimoniales de Díaz Ferrán, Holdisan y Grudisan-, la caja inició su ejecución y el equipo jurídico tramitó la orden. Este paso, no obstante, tuvo ayer más consecuencias que las que estrictamente atañen al consejo de Caja Madrid. La entidad que preside Miguel Blesa también tuvo que notificar por escrito a todos garantes del préstamo moroso, como las esposas de Díaz Ferrán y Pascual, el impago del crédito y recordarles su condición de avalistas. Los fiadores, por su parte, tienen ahora un plazo aproximado de quince días para abonar la cantidad adeudada si quieren preservar su bienes personales.

Las mismas fuentes aseguran que, en la última semana, la caja no ha conseguido ponerse en contacto por teléfono con el empresario, quien tampoco acudió al último consejo de administración que celebró la entidad ayer lunes ni a la tradicional comida de Navidad. Su ausencia, no obstante, no restó protagonismo a Díaz Ferrán, ya que la cúpula de la caja se había sentido molesta por unas recientes declaraciones del empresario en las que vinculaba sus inversiones fallidas a la política de la caja.

Un hotel como garantía

Pese a todo, el entorno del presidente de la CEOE nop da por perdida esta batalla. De hecho, fuentes cercanas al empresario consultadas el diario madrileño aseguran que Díaz Ferrán confía en aportar nuevas garantías «con las que la caja de ahorros se sienta confortable, como por ejemplo uno de los hoteles de la cadena Hoteltur». Otra de las opciones que considera el empresario es la cancelación en efectivo de la deuda gracias a la venta de «edificios, naves o autobuses de sus sociedades». Las mismas fuentes estiman que este proceso necesitará un plazo de unos quince días para estar finalizado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad