CAM liquidará toda su cartera industrial: 30 empresas valoradas en casi 200 millones

stop

VENTA ORDENADA

El presidente del Banc Sabadell, Josep Oliu

02 de marzo de 2012 (19:23 CET)

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) trata de recomponer sus maltrechas cuentas y una de las vías para hacerlo es la venta de activos inmobiliarios e industriales. La entidad empezó hace unos días el proceso con la venta de su participación en TUI por 77 millones de euros y se prepara para acometer una liquidación ordenada del resto de su cartera industrial. Se trata de un porffolio de unas 30 empresas cuyo valor conjunto se sitúa en una horquilla entre 150 y 200 millones de euros.

El proceso de venta lo ha iniciado el equipo directivo del Frob, el fondo estatal que gestiona la caja desde su intervención. A partir de este mismo mes proseguirá con la liquidación de activos el nuevo dueño, el Banc Sabadell.

Se trata de una cartera bastante diversificada, con cierta concentración en el negocio turístico y que se ha ido fraguando desde los años noventa, según fuentes solventes. Incluye participaciones significativas también en otros sectores como transporte, banca, alimentación, gestión de inversión mobiliaria, promoción inmobiliaria y ocio.

Por el importe de la participación o por las dimensiones de las empresas donde está presente destacan el 12% de Trasmediterránea y el 15% de la empresa de autobuses Subus en el sector del transporte; el 24% de Terra Mitica y el 6% de Melía Hotels en turismo y ocio; y el 5% de Natra y el 8,9% de García Carrión en alimentación. En el campo de la banca y las agencias de valores los activos también son relevantes. La CAM controla el 7% de Lico Corporación, el 20% de EBN Banco, el 15% de Inversis y el 1,8% de Caser. En la promoción inmobiliaria, destaca el 24% de Hansa Urbana, y en la tecnología, el 40% de la empresa de internet Altavista.

A estos paquetes hay que sumar una pléyade de pequeños paquetes en empresas de menor relevancia que elevan el total de participadas hasta la treintena. En general, el valor de estos activos industriales está provisionado a raíz del proceso de saneamiento previo realizado por el Frob, pero dada la situación actual de la economía será difícil que en todas esas desinversiones pueda el banco alicantino obtener plusvalías.

Las ayudas al Sabadell no cubren la cartera industrial


Las eventuales pérdidas que se registren al enajenar esos paquetes no están cubiertas por el esquema de protección de activos facilitado por el Estado al Sabadell, comprador de la entidad. Ese mecanismo se reserva para los activos inmobiliarios. CAM también ha empezado a dar salida a los inmuebles que tiene acumulados en su balance.

La venta de la cartera industrial puede ser una ayuda para aliviar las cuentas de la entidad, pero por sí sola es insuficiente para dar la vuelta a la situación. La parte del león del agujero está en la promoción inmobiliaria, los créditos a pymes y las hipotecas a particulares.

Sólo en 2011, la CAM registró unas pérdidas de 2.713 millones, más del doble que las anunciadas a mitad de ese ejercicio. Hasta octubre del pasado año, las pérdidas ascendían ya a 1.893 millones. Desde septiembre aumentaron en 1.000 millones de euros. Y desde junio de ese año, cuando la caja de ahorros fue intervenida y declaró un agujero de 1.136 millones, los números rojos se han incrementado el 138,8%.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad