Campa se niega a enterrar la reforma laboral

stop

03 de julio de 2009 (14:32 CET)

Vuelven a sonar los tambores de reforma laboral en el seno del Gobierno. El recién nombrado secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha reiterado la necesidad de emprender una reforma laboral para corregir uno de los mayores problemas estructurales de la economía española como es el desempleo.

Para Campa, defensor convencido de los parabienes de una reforma laboral en profundidad, la adopción de medidas estructurales dirigidas a desarrollar un nuevo modelo de crecimiento económico “son factores que podrían ayudar a que el descenso del desempleo se consolidara como una tendencia y dejara de ser un dato coyuntural”. Campa retoma así su faceta más reformista respecto al mercado laboral de la que ya había hecho gala antes de ocupar el cargo de secretario de Estado de economía cuando se posicionó a favor de abaratar el despido o reducir los salarios de los trabajadores.

Pero no sólo desde el Gobierno llegan voces que reclaman la puesta en marcha de una reforma laboral en mayor o menor medida. Joaquín Almunia, comisario europeo de Asuntos Económicos, también se ha posicionado a favor de acometer reformas, aunque claramente se ha mostrado contrario a medidas tan antipopulares como abaratar los despidos.

Almunia ha señalado en una entrevista a Catalunya Ràdio que si tal reforma se plantea a partir del abaratamiento del despido no va a ser aprobada por "nadie", por lo que ha apostado por plantear un debate que aborde las causas de la temporalidad "excesiva" y mejore los sistemas de formación.

El comisario europeo de Asuntos Económicos sí coincide con Campa en el importante componente estructural que tiene el desempleo en España dado que se “ha ido creando de forma enfermiza precariedad y temporalidad”, con lo que no se genera una base sólida para crecer con valor añadido y productividad. Para Almunia, la mejora del sistema educativo, la innovación y aumentar la competencia del sector servicios son las claves para salir de la actual crisis. El debate sigue abierto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad