"Capgemini dispone de 800 millones para compras"

stop

Enric Mayné, Director General de Capgemini en Catalunya

Sin título

09 de junio de 2009 (13:40 CET)

Enric Mayné, director financiero durante 8 años de Capgemini es desde el mes de abril el nuevo director general del grupo de consultoría, tecnología y outsourcing en Catalunya. ED charló con Mayné en la nueva sede de Capgemini en el 22@ sobre cómo afronta una compañía como Capgemini los retos de la situación actual.

¿Cómo ha sido el ejercicio 2008 para Capgemini en Catalunya?
El grupo Capgemini a nivel global tiene una situación financiera sólida, no está endeudado y dispone de net cash por valor de aproximadamente 800 millones de euros. Esto es un plus de tranquilidad que nos da independencia y la posibilidad de hacer adquisiciones. Por lo que respecta a España y Catalunya, no disponemos de los datos desglosados, pero la misma tendencia de mejora de los márgenes operativos que ha registrado Capgemini a nivel mundial entre 2005 y 2008 se puede extrapolar a la filial española, quizá algo por debajo en términos de rentabilidad por las peculiaridades del mercado español.

Dado el net cash del que dispone, ¿se plantea alguna adquisición Capgemini en Catalunya?
A nivel global Capgemini crece sobre todo en los países emergentes y es ahí dónde es más probable que se produzcan adquisiciones. En Catalunya no está entre nuestros proyectos adquirir ninguna compañía, aunque si hubiera alguna oportunidad….lo que sí es innegable es que el sector comienza a ser maduro y como tal acabará en concentraciones para ser eficientes en costes y poder competir en mejores condiciones, por lo que no es descartable que en los próximos años haya integraciones.

Capgemini Iberia engloba a los mercados portugués, español y latinoamericano, ¿qué peso y qué peculiaridades tiene el mercado catalán para la filial?
Barcelona y Madrid son los principales mercados de la filial española, mientras que en el resto se trata más de una posición oportunista para acompañar a algún cliente. En el caso de Barcelona, que supone entre el 20% y el 25% del negocio de Capgemini en España, hay algunas diferencias respecto al resto de España.
Trabajamos con un 50% de las empresas que están en el Ibex 35 y prácticamente todas están en Madrid. Capgemini, por su naturaleza y los servicios que ofrece, obtiene rentabilidad de las empresas medianas o grandes. En el sector de industria, distribución y gran consumo sí se da un hecho diferencial en el mercado catalán dado que hay muchas empresas industriales de tamaño mediano que requieren un tipo de servicios diferentes. En los últimos años hubo un importante ciclo inversor que ahora ha finalizado ya que los problemas que muchas empresas atraviesan están llevando a un recorte en los presupuestos.
El único sector en Catalunya donde tenemos una presencia residual sería el de telecomunicaciones y medios porque, para bien o para mal, las principales compañías y medios están en Madrid.

¿Dónde están a día de hoy las mayores oportunidades de negocio para Capgemini?
El mayor potencial de crecimiento para las empresas de TIC está en la Administración Pública, que está apostando por las nuevas tecnologías para modernizar desde la asistencia sanitaria a los juzgados y en esta línea está presentando unos presupuestos expansivos, por lo que para Capgemini es un sector prioritario.
El sector financiero y las empresas españolas que invierten en Latinoamérica son otras áreas importantes de interés. De hecho, la concentración que va a experimentar el sector financiero va a generar oportunidades, dado que supone la integración de sus diferentes plataformas. En general, una situación de recesión económica como la actual puede suponer muchas oportunidades dado que las empresas están más sensibles a cualquier herramienta que les suponga una reducción en sus costes.

¿Qué retos se plantea Capgemini en Catalunya en el contexto actual de recesión?
Lo que hay que hacer es adaptarse a los tiempos. Estábamos acostumbrados a crecimientos del 10% que ahora se han moderado mucho, en torno al 2%. Nuestra estrategia se dirige a centrarnos en aquellos sectores que mantienen los presupuestos de los últimos años, como es el caso de la Administración Pública, las empresas financieras, que pese a sus problemas, tienen unos presupuestos de TIC muy estables, o las empresas energéticas y de utilities. Las empresas industriales y de distribución sí que es difícil que afronten inversiones en este momento y hay que ofrecerles herramientas dirigidas, en todo caso, a optimizar costes.

¿Qué ventajas competitivas puede ofrecer Catalunya en el sector de las TIC?
En el sector tecnológico hay varias ventajas que debemos saber aprovechar, como los porcentajes de población formada, que son muy elevados o el excelente posicionamiento geográfico de Catalunya. Por contra, una de las principales lacras para nuestra competitividad es, sin lugar a dudas, el poco nivel de inglés que tenemos.

¿Considera que las TIC pueden convertirse en un sector generador de empleo que abandere un nuevo modelo productivo?
Desgraciadamente el sector de las TIC nunca será un sector generador de empleo masivo, de hecho ya hemos llegado al punto máximo de ocupación. No destruirá ocupación, pero tampoco creará. Si nuestros clientes nos piden que seamos competitivos, irremediablemente se irán deslocalizando puestos de trabajo. No es que sea una ‘fotografía’ demasiado agradable, pero es la realidad.





Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad