Castells imita a Zapatero pero va más allá

stop

18 de mayo de 2010 (19:44 CET)

Hágase en Cataluña lo mismo que en toda España. La Generalitat llevará a cabo los mismos recortes salariales que apruebe el Gobierno para reducir el déficit público, sean del 5% o del 15% en el caso de los miembros del ejecutivo. Pero la rebaja de sueldos no sólo llegará a la administración catalana, es decir, a los funcionarios, sino también a los trabajadores de todas las empresas públicas, ámbito que Zapatero no incluyó en su plan.

Castells también ha precisado que la concreción del conjunto de medidas con las que el ejecutivo catalán espera reducir el déficit hasta el 1,1% en 2013, se hará probablemente la próxima semana, cuando el Gobierno central haya aprobado el decreto, pero ha adelantado que las medidas afectarán al conjunto del sector público y no sólo a los funcionarios.

 El responsable económico ha señalado que las cinco grandes líneas para la reducción del déficit son "un compromiso muy claro" de todo el gobierno catalán y que la Generalitat no tiene ninguna duda al respecto y ha señalado que estas medidas son un requisito para que la economía crezca. Según el conseller, es una medida "necesaria pero no suficiente" ya que hay que adoptar también medidas para impulsar la economía, algunas en el ámbito estatal y otras en el europeo. El conseller ha anunciado que, aunque se mantendrán los proyectos previstos, las inversiones con cargo a los presupuestos de la Generalitat se aplicarán de manera más gradual y se restringirán las nuevas licitaciones.

Por otra parte, Castells ha anunciado la subida de algunos impuestos, como un punto del impuesto de transmisiones patrimoniales, que pasará del 7 al 8%, y el aumento de 0,2 puntos del impuesto de actos jurídicos documentados, a la vez que ha anunciado la intención de aumentar los instrumentos de lucha contra el fraude fiscal.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad