Castells y López Casasnovas discrepan sobre la salud de las cajas catalanas

stop

30 de marzo de 2009 (19:05 CET)

Dos autoridades económicas de Catalunya han dado este lunes dos visiones contrapuestas sobre la situación real de las entidades financieras catalanas. Una es la del conseller Antoni Castells, que afirma que no hay ninguna caja en situación de emergencia. La otra, la del consejero del Banco de España Guillem López Casasnovas, quien advierte de que hay cajas que no están "sanas".

Por una parte, el conseller de Economía y Finanzas, Antoni Castells, ha dicho que "no hay una emergencia en estos momentos en Catalunya, de una manera más o menos inmediata", en referencia a la situación de las cajas de ahorros, después de que el Banco de España interviniese Caja Castilla La Mancha (CCM). Sí que hah hablado de un "seguimiento constante de las entidades, un contacto permanente".

Castells ha querido lanzar un "mensaje de tranquilidad respecto a la solvencia" del sistema financiero catalán, y ha destacado el seguimiento que se está realizando por parte del Govern y del Banco de España.

Con todo, ha puntualizado respecto al futuro: "Estamos entrando en una etapa en la que puede haber dificultades, y podría haber medidas para garantizar la solvencia de las entidades y los depósitos de los clientes".

Más pesimista se ha mostrado el consejero de gobierno del Banco de España Guillem López Casasnovas, quien ha subrayado que sería "ficticio" decir que todas las cajas de ahorros catalanas están "sanas", aunque ha destacado que los equipos directivos de las entidades están haciendo el trabajo que les corresponde para recuperarse.

En una entrevista a COM Radio, López Casasnovas, ha destacado que la concentración de cajas en Cataluña "es muy importante", por lo cual sería "muy extraño que todas estuvieran completamente sanas". Sin embargo, ha asegurado que Cataluña no está en una situación "extraordinaria".

Sobre la intervención del Banco de España a Caja Castilla La Mancha (CCM), ha trasladado un mensaje de tranquilidad y ha asegurado que las cosas se están haciendo bien. Ha añadido que la intervención se produce después de constatar que la solución interna ––que era que Unicaja emprendiera responsabilidad en el saneamiento–– "no haya funcionado", lo que forzó un "cambio importante de los administradores".

Para el consejero del Banco de España, la hoja de ruta que tienen que seguir estas entidades pasa por recomponer sus equipos directivos en los casos en que los responsables "no lo hayan hecho precisamente bien" y, después, hay que dar tiempo a estos empresarios para que hagan el "saneamiento interno".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad