Catalunya Caixa pedirá otros 1.718 millones al Frob

stop

La caja dirigida por Todó se convertirá en banco, dará entrada a inversores privados, empleados y emitirá deuda entre los clientes para completar la capitalización

Adolf Todó

24 de marzo de 2011 (20:31 CET)

El consejo de administración de Catalunya Caixa ha decidido incrementar su capital principal en 1.718 millones de euros para alcanzar un nivel del 10,4% de acuerdo con las indicaciones que el Banco de España ha realizado a la caja de ahorros catalana. La estrategia de capitalización aprobada supone solicitar que sea el Frob quien inyecte esa cifra en la entidad financiera.

Antes, la caja que dirige Adolf Todó constituirá un banco que recibirá la práctica totalidad de los activos y pasivos actuales de Catalunya Caixa, según un comunicado hecho público por el grupo.

Para mejorar sus niveles de capital, a los fondos procedentes del Frob se le sumará los 488 millones obtenidos por la venta en enero pasado de la participación que Catalunya Caixa posee en la petrolera Repsol.

Segregar el negocio inmobiliario

Además de solicitar los fondos públicos para cumplir con los requerimientos del Banco de España, la institución de ahorros prevé iniciar de forma inmediata la captación de inversores privados, lo que podría mostrar la confianza de su equipo gestor en las posibilidades de abandonar la tutela del Frob en un plazo breve de tiempo. Asimismo, y en línea con lo que han realizado ya otras entidades, el grupo estudia la creación de otras estructuras de negocio que permitan segregar los activos inmobiliarios que posee.

El esquema de control del grupo será diferente al ideado por otras entidades que se han sometido a procesos análogos de reestructuración. La Catalunya Caixa actual será la propietaria del nuevo banco, junto con el Frob y los inversionistas que se incorporen.

Entre las opciones para captar capitales privados, la entidad cita la entrada de los empleados en el capital del banco, “la combinación de negocios con otras entidades financieras” o la entrada directa de inversores privados en el capital. Sin embargo, por el momento el consejo de administración ha descartado salir a cotizar a bolsa en los próximos 12 meses, “por considerarlo poco adecuado en el actual contexto de fuerte penalización de la valoración de las entidades financieras”.

Unnim conversa con Banca Cívica


El proceso de reorganización del sector parece haber tomado ya una velocidad crucero intensa. La otra caja catalana aquejada de problemas de capital, Unnim, admitió ayer que ha mantenido conversaciones con Banca Cívica (un grupo de entidades liderados por las antiguas cajas de Navarra y Canarias) y otras instituciones del sector para estudiar posibles alianzas.

Unnim todavía no ha decidido cuál será la estrategia definitiva de capitalización. Los contactos con Banca Cívica, según sus responsables, son sólo una más de las posibilidades abiertas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad