Catalunya crecerá un 1% el 2011, lo que imposibilitará crear empleo

stop

PREVISIONES

Josep Maria Rañé

30 de junio de 2011 (17:51 CET)

La economía catalana crecerá este año un 1%, lo que será insuficiente para crear empleo. El impulso del sector exterior no será capaz para reducir el actual nivel de paro, según la memoria socioeconómica y laboral del Consell de Treball, Econòmic i Social de Catalunya (CTESC), presentada por su presidente, Josep Maria Rañé.

La memoria del CTESC considera que el crecimiento del PIB en el 2011 seguirá siendo débil y difícilmente superará el 1%. Las posibilidades de recuperación económica estarán asociadas a tres factores fundamentales y a la vez complementarios, según dijo Rañé. El primero seria la reestructuración y recapitalización del sistema financiero. El segundo el éxito de las reformas estructurales, que debería posibilitar el crecimiento sostenible de la actividad económica. Y el tercero la adopción de reformas estructurales que faciliten el crecimiento de la productividad en Catalunya y España.

Contra la exclusión social

El ente también reconoce la necesidad de nuevos organismos contra la exclusión social y la pobreza. Que hay que invertir en infraestructuras más rentables y que el descenso del número de inmigrantes comportará problemas en cuanto a la protección social a medio plazo por el envejecimiento de la población.

En relación al año 2010, CTESC detecta que por primera vez la población inmigrada ha disminuido en Catalunya. “A corto plazo este dato podría parecer positivo, pero a medio y largo plazos puede sembrar dudas respecto a la sostenibilidad del sistema de protección social”, dijo Rañé..

Por otra parte, el cambio en las condiciones de inversión de las administraciones ha hecho que la Investigación y Desarrollo muestre un decrecimiento y que sea el sector privado el que en el futuro deba tomar el relevo del público.

En lo referente las infraestructuras, el CTESC considera que en futuro se deberán potenciar las que tengan una rentabilidad más evidente. En este sentido, la finalización de las principales obras ferroviarias en los próximos años y la terminación de las otras de nivel portuario y aeroportuario podrían favorecer el cambio inversor. Además, “la mala situación presupuestaria de las administraciones puede comportar la entrada de capital privado”, aseguró Rañé.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad