Catalunya fue la segunda comunidad que más sufrió la crisis

04 de marzo de 2010 (19:27 CET)

Aragón, Cataluña y Castilla y León tuvieron el año pasado una característica en común: fueron las que sufrieron el mayor retroceso del PIB regional (4,87, 4,69 y 4,25 %) a causa de la crisis. Por el contrario, las comunidades que mejor resistieron la crisis, aunque también bajó su PIB, fueron Extremadura y Baleares.

Estos son algunos de los principales resultados del informe "Autonomías 2009: un retroceso desigual" presentado este jueves por la Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS).
Nueve comunidades registraron en 2009 descensos de su PIB menores que la media del conjunto del país, que se situó en el 3,83 %: Extremadura, Baleares, Galicia, Madrid, País Vasco, Cantabria, La Rioja, Navarra y Andalucía.

Según FUNCAS, las comunidades que mejor han aguantado la crisis han sido las más diversificadas sectorialmente y que tienen una menor proporción industrial en su estructura productiva.

Así, las mayores caídas, en Cataluña y Aragón, tienen tras de sí el desplome industrial, a lo que se une un mal año agrario en el caso de la comunidad aragonesa, según ha subrayado el director general de FUNCAS, Victorio Valle. Por el contrario, La Rioja y Navarra, las más diversificadas, salen siempre "bien paradas" en el análisis de los diferentes indicadores económicos.

Respecto al crecimiento en 2010, las estimaciones de FUNCAS para las comunidades se ven influidas por la revisión a la baja del crecimiento que este organismo hace a nivel nacional, con un retroceso de la economía del 0,7%.

Sólo dos comunidades, La Rioja y el País Vasco, están en condiciones de tener en 2010 crecimientos positivos -del 0,1%-, Navarra registrará un crecimiento cero y todas las demás sufrirán descensos, aunque menores a los de 2009. Empeoran así las previsiones de diciembre de FUNCAS, según las cuáles cuatro regiones (Baleares, Galicia, Navarra, País Vasco y La Rioja) crecerían una décima porcentual durante el presente año.

Valle ha destacado además que la crisis no ha impedido que haya avanzado la convergencia regional, con lo que las comunidades más pobres se acercan cada vez más a las más ricas, aunque ha advertido de que la aproximación respecto al PIB por habitante está influida por la despoblación que están registrando algunas regiones.

La relación entre la comunidad con PIV por habitante más alto y la que lo tenía más bajo ha pasado de 2,097 en 2000 a 1,918 en 2009.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad