Catalunya no complementará el plan 2000E

stop

Por falta de financiación

Sin título

14 de mayo de 2009 (18:48 CET)

Pues va a ser que no. Los ciudadanos de Catalunya que quieran comprarse un coche nuevo no van a tener las mismas facilidades que los de otras autonomías. Lo ha reconocido el consejero de Innovación, Universidades y Empresa Josep Huguet, después que su homologo español, Miguel Sebastián, asegurase en rueda de prensa que el plan de ayudas entrará en vigor este lunes.

Después que el consejero de Economía y Finanzas, Antoni Castells, tratase el plan de ayudas directas a la compra del automóvil de interesante y se mostrase abierto a su análisis, Huguet ha sido más duro. Ha asegurado que la Generalitat no pondrá sobre la mesa los 500 euros por nuevo vehículo que anunció el presidente español, José Luís Rodríguez Zapatero en el debate del estado de la Nación, ya que el incumplimiento de la financiación autonómica impide hacer esfuerzos complementarios.

Huguet reprochó al ejecutivo español la forma y el fondo del plan, y aseguró que las arcas de la Generalitat están agotadas lo que le impide hacer frente a esta demanda social: “Madrid no puede quitarnos el pan de la mesa y luego pedirnos dinero”, ja manifestado.

Sebastián anunció que por lo menos todos los ciudadanos que se cambien de vehículo podrán recibir 1500 euros de ayuda directa. Mil euros procedentes de las compañías y otros 500 los pondrá el Gobierno central. Además, algunas autonomías aportarán 500 euros más. Este estas autonomías no está la catalana.

Vehículos seminuevos

Por otra parte, El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha aceptado ampliar las ayudas directas contempladas en el Plan 2000E a la adquisición de vehículos seminuevos, con 1.000 euros por operación, según informaron en un comunicado conjunto las principales organizaciones de la automoción.

   En fuentes del sector precisaron que esta nueva iniciativa incluirá a los automóviles de una antigüedad máxima de dos años. Respecto a las ayuda de 1.000 euros por operación, 500 euros los aportará el Gobierno central y los otros 500, las comunidades autónomas que así lo estimen oportuno.
   Esta es una de las modificaciones realizadas en el Plan 2000E tras las reuniones mantenidas entre el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y los responsables autonómicos y de las patronales de los fabricantes de automóviles (Anfac), de vendedores (Ganvam), de concesionarios (Faconauto) y de importadores (Aniacam).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad