Catalunya no quiere perder el poder de veto en las fusiones de cajas

stop

La Junta de Andalucía y los bancos también observan el Fondo con recelo

17 de junio de 2009 (08:31 CET)

Los detalles que se van conociendo sobre el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) comienzan a generar polémica. Catalunya y Andalucía ya han manifestado públicamente su objeción al que se ha convertido en el principal escollo en torno al Fondo: la suspensión del veto de las autonomías a las fusiones entre cajas. 

Si la Ley de Cajas establece en sus principios este derecho de las autonomías a vetar una fusión entre entidades, el Fondo lo suspende de manera temporal en caso que tenga que intervenir una caja y ayudarla con dinero público.

El presidente del Parlament, Ernest Benach, ha criticado que "no se puede permitir que el Estado español pase por encima de las competencias de las instituciones catalanas" y ha defendido el sistema catalán de cajas como "punto de reequilibrio ante la inercia centralista". 

Fuentes de Economía y Finanzas consultadas por El País señalan que "la Generalitat está en contra de toda modificación legislativa que reduzca sus competencias en materia de cajas" y manifiesta la necesidad de que cualquier proceso de fusión debe hacerse en sintonía entre el gobierno central, el autonómico y el Banco de España.

La Junta de Andalucía, por su parte, ha manifestado públicamente que "se opondrá a la merma de competencias autonómicas exclusivas sobre las cajas" y ha señalado que la suspensión del veto autonómico "puede vulnerar el Estatuto".

Algunos bancos, como el Popular y el Santander también observan con recelo el Fondo y han recalcado la necesidad, en materia de competencia, de que "las ayudas públicas que reciban las entidades vayan acompañadas de un plan de reestructuración" así como que sólo se ayude a las que sean viables.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad