Catalunya recupera la inversión extranjera, aunque sigue por detrás de Madrid

stop

TRAS LA CRISIS DEL EURO

Una vista panorámica de Barcelona / EFE

20 de marzo de 2014 (18:30 CET)

La inversión extranjera ha vuelto a confiar en España. Y lo ha hecho en Catalunya, que, pese a todas las dificultades y el proceso político sobre la independencia, sigue siendo una de las locomotoras de España. En 2013, con los datos del Ministerio de Economía, la inversión extranjera productiva aumentó en un 31,5% en Catalunya, alcanzando los 3.511 millones de euros. Ello supone un 22% del total en España. Madrid, en cambio, descendió un 7,1% respecto a 2012, aunque sigue capitalizando en términos globales la inversión, con 8.635 millones de euros.

En todo el pasado año, la inversión extranjera bruta superó en España los 15.800 millones de euros, un 8,8% más que en 2012. Tras Madrid y Catalunya, la tercera comunidad receptora, a mucha distancia, fue el País Vasco, con 984 millones, y Baleares, con 786 millones.

La cuestión es que la inversión se ha recuperado en términos globales. La inversión neta total, la que resulta de la inversión bruta menos las desinversiones, fue de 15.398 millones de euros en 2013, lo que equivale a un 1,5% del PIB. Es una gran diferencia si se compara con el saldo negativo de 3.091 millones de 2012.

El capital ya no se va

Es cierto que todos estos datos siempre tienen una explicación. Como ocurre con la balanza de pagos por cuenta corriente, que arroja datos positivos porque aumentan las exportaciones, pero también porque disminuyen las importaciones, el saldo en la inversión extranjera viene motivado por un enorme descenso de las desinversiones.

Es decir, el capital ya no se va de España. Retrocedió un 82% interanual, y pasó de una una salida de capital de 22.720 millones en 2012 a 4.085 millones en 2013, según ha explicado el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz. Se trata del cuarto mejor año de los últimos catorce respecto a la inversión extranjera neta, pese al contexto de recesión en 2013.

El fantasma del euro

Pero, ¿qué ocurre en comparación el contexto de la Unión Europea? España es el segundo país de la UE en recepción de inversión extranjera, sólo superada por Holanda, y ocupa el decimotercer puesto mundial. El hecho es que en 2013 se alejó el fantasma sobre el futuro del euro –aunque las cosas siempre pueden complicarse- y uno de los países beneficiados por ello fue España, que ha podido ofrecer al mundo una mejora en la competitividad de sus empresas, aunque la parte negativa de todo ese proceso haya sido un aumento del paro.

Respecto a los sectores que han recibido más inversiones, destacan las actividades financieras y los seguros, con 3.140 millones de euros, un 41,9% más; la industria manufacturera (2.641 millones, un 38,5 % menos); actividades inmobiliarias (1.787 millones, crecimiento del 21,7 % interanual); y construcción (1.437 millones, un 21,7 más).

Recuperación del sector inmobiliario

García-Legaz ha destacado que la subida en inmobiliaria y construcción podría responder a la sensación de que el ajuste en precios está llegando a su fin, y el capital extranjero está tomando posiciones, con la previsión de que habrá recuperación en actividad y precios.

Un año, por tanto, de recuperación de un capital que se había fugado, aunque todavía España no pueda exhibir una gran mejora real de su situación económica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad