Catalunya se subirá antes que España al tren de la recuperación

stop

El BBVA prevé que el PIB sea positivo a inicios de 2011

Sin título

13 de noviembre de 2009 (13:06 CET)

La recuperación económica llegará un poco antes a Catalunya que al conjunto de España, aunque no antes de 2011. Esta es la previsión del servicio de estudios del Banco Bilbao Vizcaya en su informe “Situación Catalunya” presentado el viernes, 13 en Barcelona.

Rafael Doménech, jefe de estudios de España-Europa del BBVA, aseguró que “aunque se ven buenos síntomas de recuperación en el escenario internacional, la recuperación global tiene aún una incertidumbre elevada”. En España las previsiones macroeconómicas del banco indican que este año se cerrará con una caída del PIB del 3,8% y en Catalunya la recesión será del 4%. En 2010 la recuperación respecto al año actual será notable pero no superará el umbral de las cifras positivas. Concretamente se espera que en el conjunto de España la recesión se limite al 1,2% y en Catalunya este dato sea del 0,8%.

Doménech explicó con todo lujo de gráficos que será a partir de 2011 cuando España y Cataluña vuelvan a crecer, pero lo harán, dijo, a unos niveles modestos, concretamente se considera en 2% como una cifra en la que pueda situarse la velocidad de crucero de la economía catalana en los años próximos. En todo caso estará por encima de la media de la Unión Económica y Monetaria.

La explicación de la mejor reacción de la economía catalana se debe, según el informe del BBVA a que el ritmo de la contracción se ha frenado en los últimos meses gracias a la aportación positiva del sector exterior, cosa que podría repetirse en los próximos trimestres. A esta percepción también se suma el hecho que el grado de afectación de la economía catalana al sector de la construcción es menor que el conjunto de España. De echo, mientras la caída de las transacciones de compra-venta de viviendas está en Catalunya en un -15%, en el conjunto español está en -25% aunque en ambos casos se nota una recuperación aún insuficiente de la demanda. Esto hace que la curva de los visados de obra nueva haya empezado a indicar recuperación desde su punto más bajo en junio de 2008.

La recuperación económica tendrá en las exportaciones una punta de lanza. Y estas exportaciones tienen de momento su destino en los países emergentes que tienen una situación parecida a la anterior a la crisis. Esto tiene riesgos porqué la demanda de estos países crecerá pero a ritmos muy suaves, indicó el BBVA.

Los expertos del banco han vinculado también la tendencia a la recuperación al intenso esfuerzo fiscal que han hecho los gobiernos del área occidental para inyectar dinero en los respectivos sistemas económicos. Así, Doménech ha dado su apoyo a las medidas “de consolidación fiscal”, és decir, de subida de impuestos decidida por el gobierno español, aunque a medio plazo, una vez superada la fase más dura de la crisis, este aumento impositivo puede llegar a restar, si se mantiene, medio punto al crecimiento del PIB.

Respecto al paro, se mantendrá en tasas elevadas durante todo el año 2010, aunque con una tendencia a no crecer ni llegar al 20%, porqué buena parte de la población activa se está retrayendo a la hora de buscar nuevos empleos. En todo caso la reducción de la desocupación no se producirá hasta uno o dos semestre después de entrar en cifras de PIB positivo. Este elemento podría acelerarse si se emprendiesen las “reformas estructurales” laborales, dijo también Doménech.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad