CatalunyaCaixa será pública tres años más

stop

BANCA

Adolf Todó

04 de marzo de 2013 (21:03 CET)

CatalunyaCaixa seguirá con el fondo público de rescate Frob como único accionista al menos tres años más.

En una nota oficial, el organismo dependiente del Banco de España ha suspendido la venta indefinidamente. No habrá más convocatorias en los próximos meses. Se da de plazo hasta 2016 para salir de la entidad.

La gran banca española ha presentado ofertas de derribo. El precio puesto sobre la mesa por los cuatro grandes bancos (Santander, BBVA, Popular y Sabadell) no habrían alcanzado ni los 100 millones, según ha podido saber Economía Digital.

Discrepancias

El Frob pedía 1.000 millones basándose en los resultados atribuidos al negocio estrictamente bancario. Según su versión, CatalunyaCaixa gana 220 millones al año una vez apeada la mochila inmobiliaria. Esperaba poco menos que cinco veces un supuesto ebitda.

Los técnicos que han examinado la contabilidad de la caja catalana dudan de esa posibilidad. Es más, no descartan que el precio sea negativo. La alternativa son ayudas públicas. Bajo ese sistema se han adjudicado la CAM, Unnim y Banco de Valencia.

Futuro


El futuro inmediato de CatalunyaCaixa tiene su espejo en Bankia. La entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri mantendrá al Estado como único accionista hasta, como mínimo, 2015.

A partir esa fecha, se espera que se puedan devolver parte de las ayudas o bien que el Frob tenga alternativas válidas para poner en valor toda o parte de la participación.

Ayuda milmillonarias

La caja dirigida por Adolf Todó caminará por un sendero similar. Se gestionará con criterios de entidad privada pero con fondos públicos respaldando su solvencia.

Para el saneamiento se han inyectado más de 10.000 millones entre fondos del erario y los emanados del rescate europeo. El desembolso se ha producido en los últimos dos años.

Banca pública

Con la decisión de "no malvender" CatalunyaCaixa, según el Frob, el gobierno ha dado de bruces con una inmensa red de banca pública. En total dependen de ella más de ocho millones de clientes.

Siete corresponden a Bankia y poco más de un millón a la entidad de Todó. Si ambos grupos actuaran bajo una misma marca, o coordinadamente, serían la segunda entidad del país.

Sin embargo, esta posibilidad –la de una hipotética fusión— fue descartada por el propio Goirigolzarri. El Frob también controla Novagalicia, cuyas posibilidades para optar a un nuevo dueño han quedado notablemente reducidas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad