CCOO quiere que se “nacionalice” la fabricación de componentes para Seat

stop

Contrapartida a las ayudas públicas

Sin título

02 de marzo de 2009 (13:24 CET)

La adjudicación a Seat del Q3, el nuevo vehículo de Audi, deberá comportar la producción en Cataluña de la mayor parte de sus componentes si no quiere topar con la oposición sindical a los posibles acuerdos que negocian en estos momentos la empresa, las administraciones y los sindicatos para aumentar la carga de trabajo de la filial de Volkswagen en España.

El proceso abierto por la dirección de Seat para adjudicar a su marca la producción del nuevo vehículo de Audi deberá incluir un compromiso de la matriz en el sentido de que una parte sustantiva de los componentes del nuevo coche se fabriquen en plantas de Cataluña o España cercanas a las actuales plantas de Seat, según han manifestado a Economía Digital fuentes de la dirección de CCOO en Cataluña.

La consecución del modelo de Audi a Seat será fruto, si llega a buen puerto, de un acuerdo a muchas bandas: por una parte, la empresa reclama que los trabajadores acepten congelación salarial durante los próximos años para aumentar la competitividad de Martorell respecto a otras plantas del grupo Volkswagen; en segundo lugar, VW quiere asimismo más apoyo público y reclama subvenciones valoradas en cerca de 300 millones; y, en tercer lugar, mejoras en temas de flexibilidad laboral.

La ayuda económica está pendiente de un acuerdo de las cuatro consejerías de la Generalitat con competencias en el ámbito de automoción: Presidencia, Economia, Innovación y Trabajo. Estas consejerías tienen prevista para mañana una reunión con Seat. En dicho encuentro se diseñaría el plan de apoyo a Seat que serviría a la dirección de dicha empresa para presentar su candidatura al grupo Volkswagen.

Seat no sólo ha planteado la posibilidad de conseguir nueva carga de trabajo para sus factorías si no que ha insinuado que sin acuerdo de congelación salarial deberá recortar en 1.500 personas su actual plantilla.

Desde UGT, el sindicato mayoritario, la reacción a las exigencias de Seat ha sido considerarlas “excesivas”. Por su parte, CCOO ha sido más tajante y ha indicado su oposición frontal a la congelación salarial. Ha contrapuesto la calidad de producción de Barcelona al teórico abaratamiento de costes que se obtendría en Bratislava (Eslovaquia). Pero además, ha decidido plantear el tema de la fabricación de componentes como clave para dar su apoyo.

Fuentes de la dirección catalana de CCOO han manifestado a Economía Digital que “hemos informado ya a Industria y a Treball de la condición de que se fabriquen aquí los componentes”, según un portavoz. Según esta fuente, conseguir que los componentes se hagan en Cataluña aportaría empleo y tendria un efecto más beneficioso que una congelación salarial.

Por su parte, el conseller de Innovación, Universidades y Empresa de la Generalitat, Josep Huguet, espera que el encuentro previsto para el martes con la dirección de Seat sirva para discutir el apoyo que el Govern está dispuesto a prestar para la inversión que supondría fabricar el nuevo modelo Audi Q3 en Martorell (Barcelona).

Huguet considera que la reunión será "decisiva" y, a pesar de reconocer que "no se cerrará todo", sí que se abordarán las distintas opciones sobre la mesa y que complementarán las medidas implementadas por el Ministerio de Industria.

El conseller ha recordado que entre las alternativas que ofrece la Generalitat están el apoyo a la I D, la innovación, la posibilidad de entrar como socio accionista en una futura sociedad de investigación compartida y líneas de crédito para futuras inversiones.

Huguet no quiere entrar en un "baile de cifras" sobre los recursos que estaría dispuesta a aportar la Generalitat y los que aportará el Gobierno central, pero apuntó a que el peso de los fabricantes de automóviles en Catalunya --el 35% del total en España-- comportaría destinar "una tercera parte de los 800 millones" de ayudas del Ministerio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad