CCOO quiere tres puestos en el consejo de la nueva caja “comarcal”

stop

16 de septiembre de 2009 (17:45 CET)

CC.OO. ha propuesto que el consejo de la nueva caja de ahorros producto de la fusión de Caixa Girona, Manlleu, Sabadell y Terrassa tenga tres representantes de los trabajadores, lo que supone pasar del 10% de presencia actual en los consejos de las cuatro cajas al 15% en la nueva, explicó el secretario general de la Federación de Servicios Financieros y Administrativos del sindicato, José María Martínez.

   El representante sindical recordó que este es el máximo que permite la ley, y que ya se da en los consejos de La Caixa y Caixa Catalunya. El secretario general de CC.OO. de Catalunya, Joan Carles Gallego, añadió que "está demostrado" que aumenta la eficiencia de las entidades con mayor presencia de portavoces de la plantilla porque ésta se implica más.

   El secretario general de COMFIA-CC.OO. Catalunya, Carles Reitg, destacó que el sindicato velará, en cualquier proceso de fusión, por el mantenimiento de la personalidad jurídica de las cajas, de los puestos de trabajo y de la obra social. El sindicato también reclama que las uniones sean proyectos "viables" económicamente.

   Reitg reconoció que los trabajadores del sector tienen "preocupación", que se ha traducido en un incremento de afiliados a la sección de ahorro de CC.OO. de 1.000 personas este año, hasta sumar un total de 12.500 afiliados, respecto al total de 27.000 empleados del sector en Catalunya.

   CC.OO. es mayoritaria en las cajas de ahorros catalanas, y en el caso de la fusión de Caixa Girona, Manlleu, Sabadell y Terrassa, tiene actualmente un peso del 69,33%.

Sin excedentes

   Martínez calificó a estas cuatro cajas de "complementarias" y evitó hablar de cifras en su proceso de reestructuración. Las entidades han hechos públicos unos cálculos de cierre de 200 oficinas y reducción de plantilla de 500 personas, pero Reitg señaló que "no se está negociando cifra" en ninguno de los dos casos. "Para nosotros no sobra nadie", remachó.
   En todo caso, habló de llegar a "medidas pactadas" con los sindicatos y siempre no traumáticas, como prejubilaciones y recolocaciones. En este sentido, Martínez destacó que pese a que cualquier proceso de fusión produce excedentes en un principio, con el tiempo la entidad financiera fusionada crece y vuelve a incrementar personal: "Es nuestra experiencia, como pasó con la fusión de La Caixa con la Caja de Barcelona".

   Para favorecer el crecimiento de las entidades que se fusionen, Martínez instó a que se aplique el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), sobre el que lamentó que "puede más el 'tempo' político que el financiero" y puede llegar tarde.

   Gallego también hizo referencia al FROB, para decir que si se convierte en "recursos públicos para despedir a gente" CC.OO. se opondrá, y lo reivindicó como fuente de "liquidez y solvencia".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad