CCOO y UGT: “Nadie garantiza el futuro de las cajas del Frob”

stop

BANCA

Trabajadores de Bankia se manifiestan en la sede central del Banco de España /E.P.

21 de enero de 2013 (11:45 CET)

Los sindicatos con representación en Bankia, Novagalicia Banc y Banco de Valencia (Comfia-CCOO, FeS-UGT, CIGA, CSICA, CGT) han convocado huelga general el 6 de febrero. Antes habrá diversas jornadas de protestas en las distintas cajas de ahorro.

En una comparecencia conjunta, los portavoces sindicales coinciden en deducir que el propietario de los grupos, el fondo gubernamental Frob, no asegura la continuidad de las franquicias, a juzgar por su actitud en la negociación.

La protesta es la respuesta a los planes de reestructuración en las cajas inscritas al fondo de rescate. El secretario general de Comfia-CCOO, José María Martínez, ha asegurado que supondrán “una fractura social”.

Macro ERE

El sector perderá hasta 20.000 empleos en un año. La cifra se incrementará en 10.000 hasta 2015, según las previsiones. El macro ERE afectará a 30.000 profesionales. En los próximos seis meses cerrarán 1.500 sucursales. Se anticipa 300 millones en indemnizaciones.

El golpe más duro se producirá en Bankia, con 6.000 despidos. Se trata de la primera negociación abierta formalmente. “No han hecho ningún intento para llegar a acuerdos que minimicen los despidos”, asegura Martínez.

Sin interlocución

“Han esperado a que pase el tiempo para presionar con las limitaciones temporales a las que están sometidos los expedientes”. Los representantes de los trabajadores en estas entidades denuncian también la falta de interlocutores decisorios.

Por ejemplo, en el caso de Banco de Valencia las conversaciones se producen con los actuales gestores. La entidad ya ha sido transferida a Caixabank, que no participa en las negociaciones al no ser aún dueño formal.

El secretario general de Fes-UGT, José Miguel Villa, va más allá. “Nadie garantiza el futuro de las entidades”, ha dicho. "En la negociación de un ERE no sólo se habla de quién y cómo se va, sino también de los que se quedan". "No están garantizando nada”.

Alternativas


En opinión de los sindicatos, la falta de acuerdo “encarecerá la factura de la reestructuración de esas entidades. Los ciudadanos no deben pagar más”.

La alternativa que se plantea al Frob es distribuir los ajustes de plantilla durante los próximos cinco años, coincidiendo con el plazo máximo que la Comisión Europea ha dado para reestructurar los bancos públicos.

Las condiciones de Bruselas

Bruselas ha fijado la fecha límite en 2017. Hacerlo de otra manera “es un atentado al desarrollo del país”. “Vamos a volver a una plantilla media en las sucursales correspondiente a 1975”, remarca Martínez.

"La Comisión especificó un esquema de funcionamiento y entregó un dinero. Pero no dice cómo aplicarlo", ha recordado el portavoz de UGT.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad