China: primer déficit comercial en seis años

stop

10 de abril de 2010 (18:56 CET)

El comercio exterior de China, el país que más exporta en el mundo, fue deficitario en marzo, hecho que no se producía desde hace seis años y que podría ser utilizado por la tercera economía mundial para mantener estable el yuan, pese a las presiones de EEUU para que lo revalúe. Aunque aún no se sabe si se trata de un dato puntual o un cambio de tendencia, los economistas le dan una especial importancia, dada la tradicional visión de China como un país consagrado a la exportación y de difícil entrada para las importaciones por las barreras comerciales.

La balanza comercial china fue deficitaria el pasado mes de marzo en 5.360 millones de euros. El comercio bilateral del país asiático ascendió el pasado mes a 171.400 millones de euros, lo que supone un aumento del 42,8% respecto al mismo mes de 2009.

Las exportaciones en el tercer mes del año ascendieron a 83.000 millones de euros, un 24,3% más que en marzo de 2009, mientras que las importaciones totalizaron 88.400 millones de euros, con una subida del 66%. La última vez que las importaciones habían sido superiores a las exportaciones en la "fábrica del mundo" china había sido en abril de 2004 (1.670 millones de euros).

Pese a la novedad, el total acumulado entre enero y marzo de 2010 sigue ofreciendo una balanza positiva para China de 10.700 millones de euros, aunque este superávit es un 76,7% menor que el del mismo periodo de 2009.

En febrero, el comercio chino todavía había mostrado un superávit de 5.600 millones de euros, pero economistas y el propio Gobierno chino ya habían advertido de que en el tercer mes del año la tendencia se podría revertir.

La Administración de Aduanas chinas atribuyó el cambio a la bajada de precios de productos en industrias intensivas de mano de obra (manufacturas de bajo precio y bajo valor añadido, en las que descansó la economía china durante años). A ello se unió, añadió, el "esfuerzo de China por incrementar las importaciones en el contexto de la crisis económica global", así como el aumento de precio de algunos productos elaborados. No obstante, el dato "no es un signo de recesión" y se mantendrá un "equilibrio básico" en la balanza comercial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad