Corbacho se inspira en Austria para reformar el mercado laboral

12 de abril de 2010 (19:38 CET)

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha presentado este lunes a los agentes sociales otra propuesta para reformar el mercado laboral. En esta ocasión, el gobierno se propone explorar el uso del modelo laboral austriaco para fomentar la estabilidad del empleo y la movilidad “sana”, así como medidas como la “exención de parte de los costes de los despidos colectivos y objetivos” con carácter “transitorio y excepcional”.

La reforma laboral austriaca de 2002, que es la que ahora propone el Gobierno instaurar en España, se centró en la creación de un fondo empresarial para cada trabajador, que se abonaría en caso de despido. Ese dinero es complementario a la prestación que se cobra por desempleo y lo que no se gaste se lo lleva el trabajador a su nueva empresa a lo largo de su vida laboral.

Por otra parte, otro de los ejes de la reforma laboral propuesta por el Gobierno y presentada este lunes es la extensión del contrato de fomento del empleo estable, cuya indemnización por despido es de 33 días, frente a los 45 de un ordinario fijo.

Corbacho cree que ampliando el uso de este contrato se conseguiría incentivar la creación de empleo en España sin que los derechos de los trabajadores quedaran perjudicados. En una entrevista a Efe, el ministro ha afirmado que “hay que corregir la práctica abusiva” del uso excesivo del contrato temporal" y por eso “hay que explorar” el contrato de fomento del empleo.

Otra de las propuestas presentadas por el Gobierno es la intención de implantar un sistema parecido al del conocido como "contrato alemán", con subsidios para que las compañías opten por reducir el tiempo de trabajo en lugar de recurrir al despido. Además, el Gobierno también quiere que haya un sistema más concreto de bonificaciones para la contratación de jóvenes y desempleados de larga duración.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad