Coronel Tappioca se adentra en la suspensión de pagos

stop

ARRASTRA UNA DEUDA DE 54 MILLONES

27 de septiembre de 2010 (17:55 CET)

Mal trago para Coronel Tapiocca. La cadena especializada en ropa y complementos para excursiones y expediciones ha suspendido pagos con una deuda de 54,2 millones de euros. El Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid ha aceptado a trámite el concurso de acreedores voluntario presentado por la empresa después de que fracasaran las negociaciones para la refinanciación de la deuda.

La firma, propiedad del fondo Gala Capital, inició en marzo pasado, sin éxito, la renegociación de la deuda con un sindicato bancario integrado por el banco EBN, y las entidades Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Caja Castilla-La Mancha (CCM), Bancaja y Caja de Cantabria. 

El juez Javier García Marrero ha nombrado como administradores concursales al abogado y socio del despacho barcelonés Agustín Bou, al economista y socio de Forest Partners José Vicente Estrada y a un representante del banco de negocios EBN, participado por Caja Duero, Ibercaja, CAM, Unicaja y Sa Nostra.

Coronel Tappioca cuenta con un activo de 9,2 millones de euros y mantendrá sus facultades de gestión del patrimonio, ya que se trata de un concurso voluntario.

Ajuste paulatino

Anteriormente, la empresa ya había reestructurado su red comercial con el cierre de 33 desde 2008 y la aplicación de un ERE para el 14% del personal. La compañía cuenta con un centenar de puntos de venta en España, Italia y Portugal, y con una plantilla de alrededor de 400 trabajadores.

Los costes de la reestructuración, las pérdidas por liquidación de 'stock' de años anteriores y el impacto de la crisis en el sector propiciaron que la compañía cerrase su último ejercicio fiscal, entre febrero de 2009 y enero de 2010, con unas pérdidas de 13,5 millones de euros. La facturación cayó un 25%, hasta 27,4 millones de euros.

Creada en Barcelona

Coronel Tapiocca fue creada en 1989 por Ricardo Beleta, perteneciente a una familia con una larga tradición en el sector textil catalán. Beleta cayó en la cuenta de que cuando quería equiparse para un viaje debía recorrer varios establecimientos para encontrar todo lo que necesitaba, con la consecuente pérdida de tiempo y dinero. Por eso se le ocurrió que seria buena idea abrir una tienda en la que pudiera equiparse adecuadamente para sus aventuras.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad