Crece el número de jóvenes españoles obligados a vivir con sus padres

stop

La cifra de personas de entre 18 y 29 años que reside en el domicilio familiar ha aumentado un 4% con la crisis y roza el 50%

Cola en el exterior de una oficina de los servicios públicos de empleo

29 de marzo de 2014 (15:03 CET)

La crisis ha aumentado el número de jóvenes españoles que vive con sus padres ante la dificultad de poder independizarse por falta de ingresos y trabajo. El paro juvenil es uno de los principales problemas de España. Por ello, casi la mitad de los jóvenes, de entre 18 y 20 años, se ven obligados a seguir en el domicilio familiar, viviendo con sus progenitores.

A nivel europeo la cifra también ha crecido. El número de jóvenes viviendo en casa con sus padres en Europa ha crecido desde el 44% hasta el 48% entre el inicio de la crisis, en 2007, y 2011, según el estudio Situación social de los jóvenes en Europa que ha presentado Eurofound. Este incremento del 4% es el mismo que se ha registrado en España. Sin embargo, no es la mayor subida entre los países de la Unión Europea.

Los países con mayores crecimientos 


Hungría, Eslovenia, Lituania, y Polonia han registrado un mayor aumento. La cifra de jóvenes húngaros viviendo en la casa de la familia se ha disparado un 36%; seguido de los eslovenos, con un 21% de crecimiento; los lituanos, el 17% más; y polacos, con un aumento del 15%.

El informe apunta que en la mayoría de los países europeos el número de jóvenes que residen con sus padres es mayor en 2011 que en 2007. “Este aumento es significativo tanto en el grupo más joven, de entre 18 y 24 años, como para el de mayor edad, entre 25 y 29 años”, reza el documento. Asimismo, los hombres son más propensos a prolongar la estancia con la familia que las mujeres.

"Combatir el desempleo juvenil sigue siendo una prioridad política para los gobiernos europeos, pero la necesidad de abordar directamente el riesgo de la exclusión social se reconoce cada vez más en el debate público ", detalla el director de Eurofound, Juan Menéndez- Valdés. 

Menos confianza en las instituciones


El estudio pone de relieve que los jóvenes en paro son más proclives que otros a sentirse excluidos y confían menos en las instituciones ahora que al inicio de la crisis.

"Este informe demuestra que la crisis económica está obligando a un número creciente de jóvenes a seguir viviendo en casa, con serias implicaciones para su independencia, su paso a la edad adulta e incluso en su percepción de exclusión social", concluye la investigadora de Eurofound, Anna Ludwinek.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad