De Guindos descarta pedir ahora el rescate y se refugia en el BCE

stop

CONFERENCIA EN LA CAIXA

Luis de Guindos, ministro de Economía

29 de octubre de 2012 (23:30 CET)

El Gobierno español sigue demorando la petición de rescate a las instituciones europeas, confiado en las bondades del Banco Central Europeo y en un retorno del capital extranjero, que ha vuelto a interesarse por la deuda española.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, siguiendo los principios que guían al presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, aunque el, personalmente, es partidario de una acción mas decidida, afirmo este lunes que España no necesita pedir esa ayuda financiera a la Unión Europea, y que lo mas importante es que exista un mecanismo de compra de bonos por parte del BCE. “Actualmente no es imprescindible”, ha asegurado en relación al rescate.

El capital extranjero confía en España

El Ejecutivo quiere ser cauto. No quiere reclamar una ayuda adicional si no tiene todas las garantías necesarias, entre ellas que España pueda seguir financiándose en los mercados internacionales, justo en un momento en el que el capital extranjero ha vuelto a confiar en la deuda española.

De Guindos, en una conferencia en La Caixa, organizada por la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País, que preside Miquel Roca, ha querido ofrecer un mensaje de optimismo, que, de hecho, lo vienen pidiendo a gritos los propios empresarios.

El titular de Economía ha insistido en ese cambio en las últimas semanas, que el mismo anuncio en Tokio, con motivo de la asamblea conjunta del FMI y el Banco Mundial. Hay apetito, de nuevo, por la deuda española.

Pero lo mas importante es que la zona euro “ha comenzado a dejar de ser un problema”, según De Guindos, porque se han puesto las bases de una unión bancaria y una unión fiscal europeas. Y ese programa de compra de deuda, por parte del BCE, debe suponer el necesario “afianzamiento del proyecto del euro”.

Eso para España “es de vital importancia”, porque es el país de la zona euro que “esta sufriendo lo que han sido esas dudas en el pasado”, según De Guindos.

El buen comportamiento del sector exterior

Ante una nutrida presencia de empresarios, entre ellos dirigentes patronales como Eusebi Cima o Josep González, además del presidente de La Caixa, Isidro Fainé, De Guindos ha querido destacar el buen comportamiento del sector exterior, ofreciendo datos que, en cualquier caso, no ocultan la sensación de que la crisis esta siendo extremadamente dura.

El ministro de Economía ha asegurado que España tiene "superávit comercial", ya que exporta más de lo que importa, y que es el décimo inversor de la economía mundial. Y que en ese balance, entre exportaciones e importaciones, esta en una relación positiva respecto a Francia e Italia, y equilibrada con Alemania.

Por tanto, para De Guindos, si el euro se afianza, y para ello la actitud de Alemania será determinante –aunque los avances hacia la unión bancaria no tienen marcha atrás—y el gobierno español acaba consolidando las reformas en marcha, la salida de la crisis “puede ser bastante más rápida e intensa de lo que en estos momentos se proyecta".

En todo este proceso, la creación del ‘banco malo’ será determinante. De Guindos ha insistido en que en las próximas semanas se inyectara el capital necesario en las entidades nacionalizadas.

El 'banco malo', en marcha

Precisamente, este lunes el Banco de España ha comenzado a detallar las características de la entidad que asumirá los activos tóxicos de las entidades financieras.

El ‘banco malo’ comenzara a operar en diciembre con cerca de 45.000 millones de euros en activos tóxicos, que aportaran las entidades en manos del Estado, que se los venderá con un descuento medio del 63%. La idea es garantizar a quien invierta en la sociedad una rentabilidad futura de al menos un 14%.

Como avanzo el presidente del FROB, Fernando Restoy, a partir del 2013 el ‘banco malo’ podrá adquirir activos de otras entidades por otros 15.000 millones.

Asumiría, así, un total de 60.000 millones, de un máximo de 90.000 millones.

De Guindos considero que el ‘banco malo’ ayudara a resituar el sector inmobiliario, facilitando “el necesario ajuste que se debe producir en el mercado”.

Petición de unidad al Gobierno catalán


Pero en la conferencia en el Circulo Financiero de La Caixa se esperaba alguna referencia del ministro al proceso independentista de Catalunya. No hubo, sin embargo, ninguna pregunta de los asistentes a la conferencia de De Guindos.

Previamente, sin embargo, el titular de Economía si quiso pedir al Gobierno catalán una actitud de “dialogo” para “sumar y no restar”.

De Guindos, el ministro mejor valorado por buena parte del Ejecutivo catalán, quiso transmitir su mensaje en un momento de gran efervescencia. “La actitud de dialogo, la actitud de sumar y no restar, de multiplicar y no dividir, la actitud de aunar esfuerzos es fundamental en unos momentos en los que empresas, consumidores, ciudadanos y trabajadores necesitan certidumbre”, aseguro.

Buena prueba de ese talante fue un comentario de un dirigente de CiU, tras la conferencia de De Guindos. “Se nota que quiere dialogar”. Esa aproximación, en cualquier caso, no llegara ya hasta después de las elecciones del 25N.

.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad