De la marquetería al marketing

Sin título

19 de junio de 2009 (14:33 CET)

Espectáculo y buen rollo en la celebración del 50 aniversario del Club de Marketing de Barcelona. Varios centenares de profesionales de la publicidad y de su mundo anexo celebraron en la Torre Agbar las bodas de oro de esta organización en España.

“Cuando empecemos en esto no había una idea muy clara de lo que era el marketing”, lo explicaba seriamente Jaume Pla en la noche de los líderes, que anualmente organiza el Club de marketing de Barcelona.

Pla es uno de los fundadores de lo que en su día, en 1969, se llamó club de jefes de ventas, allá por la época final del franquismo. Se creó en Barcelona a partir del interés de esforzados pioneros que habían tenido contactos sobretodo con el mundo de la publicidad en Estados Unidos y que vieron la necesidad de implantar en la España desarrollista de aquellos tiempos, la dinámica de la publicidad y la creatividad como formula para dinamizar la economía del país.

Explica Pla que como todo en aquel tiempo, solicitaron permiso para realizar el primer congreso de lo que se llamó club de directores de ventas. Al fin desde Madrid accedieron e incluso el ministro de industria de aquel momento aceptó inaugurar el evento en Barcelona: “cual fue nuestra sorpresa cuando en el momento más solemne del inicio del congreso , el ministro dijo: queda inaugurado este congreso de marquetería”, explicó Pla, que añadió que en aquel momento pocos sabían qué era eso del marketing y la importancia que tendría en el futuro.

El presidente actual del Club de Marketing de Barcelona, Joan Romeu, se congratuló de la importancia y la influencia que dicha disciplina tiene actualmente en Cataluña y en España y recordó que precisamente fue a partir de que España tuvo que abrir su economía, a consecuencia del Plan de Estabilización, que se vio con claridad que la publicidad es clave para el desarrollo económico.

Lluís Bassat, el publicista mítico, fue homenajeado como primer galardonado, hace más de 30 años como profesional del año. Este mismo premio lo recibió este año Rosa Cullell, la directora general de la Corporación Catalana de Medios de Comunicación (CCMA).

En su intervención Bassat no pudo olvidarse de su vertiente futbolística al indicar que el equipo de profesionales que se vislumbra viendo los premiados es “un equipo Champions”. En este sentido explicó que el premio lo obtuvo por la campaña de la hoja de afeitar Filomátic, que le dio fama, y que consiguió que Gillette acabara comprando la empresa española y que él, Bassat pudiese crear su empresa publicitaria: “lo que más me gusta”.

Teatro improvisado a partir de palabras clave propuestas por el publico, este fue el complemento de la noche en la que el diseño brilló en muchos ámbitos. El grupo Planeta Impro realizó diversas improvisaciones, algunas hilarantes a partir de propuestas de los asistentes, así, durante unos minutos se mezcló en una improvisación conceptos como bragas, Esade o outlet. En otra, el presidente de la CCMA, Albert Sáez, dio la palabra clave: corbata.

Los otros premios de la noche fueron a empresas y personas de grandes y pequeñas empresas, que han destacado por sus campañas de marketing, así, Danone obtuvo el galardón a la campaña más eficaz, por la realizada por sus empleados para suministrar semillas a los países del Tercer Mundo.

El premio a la Innovación se lo llevó Privalia, su líder, Lucas Carner, explicó que en plena crisis han conseguido poner en marcha una empresa de venta de productos textiles, gracias a la utilización intensiva e inteligente de los medios digitales.

Francisco Frías, de la empresa MRW recogió el premio al marketing interno y destacó que este premio se debe a la alta implicación de los trabajadores en toda su operativa.

Por su parte, Mango, la textil catalana que se ha extendido por todo el mundo, consiguió el premio a la consolidación, que recogió su responsable de marketing y comu8nicación, Daniel López.

El momento emotivo lo puso Elisenda Serra, responsable de comunicación del Banc de Sang y Teixits de Catalunya, que abogó porqué “esta sociedad deje de ser transparente, es decir, que deje de ser invisible, para ser conocida y apreciada” y esto, en su opinión lo ha conseguido aplicando a esta entidad sin ánimo de lucro las técnicas publicitarias y de difusión más agresivas.

Rosa Cullell, periodista, y actualmente directora general de la CCMA, recogió emocionada el premio, y recordó que anteriormente, el galardón al mejor profesional lo han recibido personas como Isidre Fainé, actual presidente de La Caixa, o Antoni Brufau, presidente de Repsol-YPF, con los que ha colaborado en las empresas donde anteriormente trabajó Cullell.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad