Díaz Ferrán pignora sus bienes

stop

16 de diciembre de 2009 (13:47 CET)

Parece que el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, a quien Caja Madrid le reclama la devolución de un crédito por importe de 26,5 millones de euros, tendrá que hacer grandes esfuerzos para conseguir el capital que le reclaman. Este miércoles se ha conocido que el máximo representante de los empresarios españoles ya había pignorado sus acciones del Grupo Marsans para financiar una inversión que ha resultado ser desastrosa.

Según informa el diario ABC, Banesto, el banco presidido por Ana Patricia Botín, se quedó como prenda las acciones de Marsans después de conceder a Díaz Ferrán un préstamo para que pudiera entrar en el capital de SOS.

En total, Díaz Ferrán y su socio de toda la vida, Gonzalo Pascual, invirtieron 94,5 millones en la arrocera y pagaron 10 euros por acción. Con tal mala suerte que, al cabo de un tiempo, los responsables de SOS reconocieron haber desviado fondos en beneficio propio, lo que provocó, entre otras cosas, una caída del precio de la acción, que ahora cotiza a 1,8 euros, es decir, que han registrado una caída anual del 84%.

Así, pues, para pagar el crédito que le exige Caja Madrid, Díaz Ferrán sólo puede recurrir a nuevas desinversiones, o aportar en los próximos días nuevas garantías en activos, como por ejemplo algún establecimiento hotelero de la cadena Hosteltur, que, de momento, todavía pertenece al Grupo Marsans.

Pese a todos estos problemas, Díaz Ferrán ha encontrado el apoyo de la CEOE, que no ha aceptado su dimisión presentada el miércoles por la mañana ante los órganos directivos de la patronal. En un comunicado, la CEOE  resalta el "reconocimiento de la labor que realiza al frente de la CEOE y de su eficacia y esfuerzo permanente en la defensa de los intereses empresariales".

Grandes préstamos a los consejeros

De todas formas, el préstamo a Díaz Ferrán no fue algo excepcional. Según los informes de gobierno corporativo presentados a la CNMV, y recogidos por Público, en 2008, año del inicio del cierre crediticio para empresas y particulares, las cajas españolas concedieron a sus consejeros créditos por más de 200 millones de euros.

El que más dinero recibió fue Santos Llamas, presidente de Caja España, que obtuvo de su entidad 42,7 millones de euros el año pasado, el doble que en 2007. Por su parte, Francisco Rubio, consejero de Caja Duero y presidente del club de fútbol Numancia y del grupo inmobiliario Herce, recibió créditos y avales por valor de 27,5 millones de euros de la entidad soriana y un préstamo personal sin aval de 13 millones para una empresa de nombre desconocido.

De momento, pero, no hay constancia de si están al corriente o no del pago de sus deudas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad