Díaz Ferrán, presidente moroso

stop

Sin título

29 de diciembre de 2009 (11:39 CET)

Es difícil encontrar estos días un asunto que genere más unanimidad que la exigencia al presidente de la CEOE de que abandone su poltrona lo antes posible, antes, incluso, de hacer más daño a la entidad que formalmente hoy le respalda, pero que ha empezado a filtrar, como edificio en deconstrucción, la posibilidad de que Díaz Ferrán no llegue a la Junta Directiva de la patronal convocada para el próximo 20 de enero.

Los artículos en su contra, en los más variados formatos, son demoledores. Juan Carlos Escudier ha publicado en el confidencial un retrato de la enfermiza propensión a la morosidad que invade al hombre que ha llevado Air Comet, a miles de pasajeros y a cientos de empleados al desastre que manda hoy en la mayoría de portadas de medios de comunicación.

El texto en cuestión se titula “Gerardo, el moroso” y contiene argumentos de sobra, por si no hubiese bastantes, para entender por qué Díaz Ferrán no puede continuar liderando la patronal española, especialmente en estos momentos. No ya Escudier, el propio diario digital abre su edición de este martes bajo el título “El Gobierno considera insostenible la continuidad de Ferrán al frente de la CEOE”, en el que el aún presidente de los empresarios pierde apellidos con la misma facilidad con la que parecen abandonarle los apoyos.

La encuesta sobre el tema del citado diario es igual de contundente: 80% a favor de su dimisión. El sondeo de www.economiadigital.cat apunta en la misma dirección, de manera aún más radical: 92% (en la edición en castellano) quiere que se vaya, en la edición en catalán la cosa es más abrumadora y alcanza el 94%.

Miguel Valverde, columnista de Expansión (La esquina) se preguntaba ayer: “… si Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual no arreglan su casa, y tienen a cientos de trabajadores, protestando todos los días, ¿cómo vana ofrecer sus recetas a la opinión pública para arreglar la economía del país? ¿Con qué fuerza se pueden sentar a negociar con el Gobierno y con los sindicatos para hablar de una reforma del mercado de trabajo?

La lista de artículos en contra del aún presidente de la CEOE sería inacabable. Ni siquiera los que prefieren centrarse en elucubrar acerca de si Díez Ferrán está siendo cabeza de turco de otras guerras se atreven a embarcarse en su defensa. Nunca, probablemente, la CEOE ha tenido un presidente tan cautivo de sus problemas personales, tan débil ante sus oponentes en una mesa de negociación y tan presente en los medios por razones ajenas a las que fue elegido.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad