EEUU desencadenó la nacionalización de Bankia

stop

El secretario del Tesoro presionó a De Guindos ante la pasividad de Rajoy para reclamarle “una solución urgente”: inyección “del dinero que haga falta” y la destitución de Rato

Rato, en el inicio de la negociación de Bankia | EFE

11 de mayo de 2014 (08:52 CET)

“Pide el dinero que haga falta, el FMI os lo concederá; pero es necesario solucionar ya el problema de Bankia”. El secretario del Tesoro de los Estados Unidos (EEUU), Timothy Geither, presionó de esta manera en la última conversación telefónica con el ministro español Luis de Guindos antes de la caída de Bankia.

Dos años después de la mayor nacionalización de la historia financiera, se han conocido los detalles relativos a las maniobras del Tesoro norteamericano para que el Ejecutivo de Mariano Rajoy (PP) inyectara recursos y destituyera al presidente del banco, Rodrigo Rato. Las revelaciones son del diario El País.

El gobierno de Barack Obama, que en noviembre de 2012 encaraba la reelección con la crisis del euro en su clímax, llamó hasta cinco veces a Madrid por la “lentitud” de Rajoy para tomar una decisión sobre el banco impulsado por Caja Madrid y Bancaja.

Otros países también presionaron a través del G20, del eurogrupo y desde el Banco Central Europeo. Los contactos están fechados en abril de 2012, el mes anterior a la crisis.

Varios meses de retraso

Directivos bancarios y los responsables de la intervención pública del grupo reconocen que “la solución de Bankia se retrasó varios meses más de lo aconsejable, lo que encareció el coste final” para el erario. A juicio de las autoridades económicas de los socios de España, el momento idóneo debería haber sido en junio de 2010, cuando el Estado inyectó los primeros recursos en las cajas de ahorros.

“La gran mayoría del consejo de Bankia eran políticos y los problemas llegaron por la mala gestión y el crecimiento en exceso del crédito del ladrillo. Se intervino tarde”, explica el catedrático Joaquín Maudos al diario de Prisa.

Los banqueros remataron a Rato


La primera inyección en Bankia fue de 4.465 millones. La ordenó José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) con el apoyo de la Comisión Europea y del Banco de España. Pero el líder socialista no cuestionó el mandato de Rato, como tampoco lo hizo Rajoy en 2012, que no percibió la magnitud del problema hasta días antes de la caída.

El 4 y 6 de mayo, Emilio Botín (Santander), Francisco González (BBVA) e Isidro Fainé (La Caixa) se reunieron con De Guindos y Rato para discutir la situación. Los banqueros dijeron abiertamente que no se creían ni las cifras de la entidad madrileña ni el plan para sanearla. Este encuentro activó, tras meses de inacción, a Rajoy. Un día después, Rato dimitía por considerar que no tenía la confianza del Gobierno.

A punto de tumbar a España

El 25 de mayo Bankia cambia de curso bajo la presidencia de José Ignacio Goirigolzarri. La antigua mano derecha del presidente del BBVA reformula las cuentas del hoy grupo público y logra que el Estado apruebe una inyección de 22.424 millones de euros. Se había evitado in extremis la quiebra, situación que, como ahora reconoce el propio Rajoy, “estuvo a punto de tumbar a España”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad