El 30% de los ayuntamientos catalanes no rinden cuentas ni con seis meses de retraso

stop

22 de abril de 2010 (12:48 CET)

En el mes de noviembre del año pasado, poco después de que afloraran los casos Pretoria y Millet, que afectaban tanto a personajes relevantes círculos convergentes como a altos cargos socialistas, el gobierno catalán aprobó una serie de medidas para luchar contra la corrupción y mejorar la transparencia de las cuentas públicas. Una de las medidas propuestas era la reforma de la ley de la Sindicatura de Comptes, el organismo auditor de las administraciones y empresas públicas, para que, entre otras cosas, pudiera obligar a los ayuntamientos a presentar sus cuentas cuando la ley indica. Con la reforma, en caso de incumplimiento, las entidades locales podrían perder las subvenciones que reciben de la Generalitat

Pero, de momento, como la nueva ley de la Sindicatura todavía se está tramitando en el Parlament, muchos representantes municipales no se dan ni siquiera por aludidos y aplazan sin mucho rubor la entrega de sus cuentas hasta el día que creen más conveniente. De hecho, a día de hoy, 294 municipios catalanes, un 30% de los que existen, todavía no ha presentado las cuentas del año 2008 a la Sindicatura, algo preocupante si se tiene en cuenta que el plazo legal para hacerlo terminaba el día 15 de octubre, es decir, hace más de medio año.

Los municipios que no han rendido cuentas ante la Sindicatura son, en su gran mayoría, pequeños, algo que se podría explicar por el hecho de que, al tener menos recursos humanos y económicos, les es más difícil cumplir a tiempo todas las obligaciones. Pero en la lista de no presentados también se encuentran consistorios con un peso demográfico importante y que difícilmente podrían alegar falta de personal para cumplir la ley.

Así, por ejemplo, Cerdanyola del Vallès, una de las ciudades más importantes del área metropolitana de Barcelona, aún no ha presentado sus libros a la Sindicatura. Pero tampoco lo han hecho Premià de Mar, Premià de Dalt, Caldes de Montbui, Caldes d’Estrac, Esparreguera, Corbera de Llobregat, Sant Just Desvern, Mollerussa, Ripollet, La Roca del Vallès, Sant Andreu de Llavaneres, Sant Carles de la Ràpita o Santa Susanna.

Claro que, vistas el número de cuentas municipales que se habían presentado en octubre, la cifra de este mes de abril sería, casi, para montar una fiesta. Y es que hace seis meses, sólo 171 municipios, un 18% del total, habían presentado la documentación a la Sindicatura de Comptes. Ahora habrá que ver si la nueva ley de la Sindicatura, con las sanciones que contempla, hace que los descuidos de los ayuntamientos se reduzcan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad