"El 30% de los programas infantiles ya no se miran por la televisión sino a través de internet"

Sin título

22 de julio de 2010 (10:25 CET)

Kids Cluster quiere agrupar a todas aquellas empresas catalanas que tienen una parte de su negocio dedicada al mercado infantil. Es una entidad transversal, ya que entre sus asociados están desde TV3, la televisión pública, hasta un hospital para niños, pasando por fabricantes de juguetes como Tecnitoys. Sergi Pastor, presidente de Kids Cluster y consejero delegado de Tecnitoys, pasó el miércoles por La Plaça y explicó cómo pueden colaborar empresas tan distintas entre sí.

En Kids Cluster hay empresas muy diferentes…

Sí, es algo muy interesante, porque el valor añadido que representan estas empresas está alrededor del 30%-35% del del sector del automóbil en Catalunya. Por lo tanto, el volumen económico es muy importante. Además, las sinergias son muy evidentes. Por ejemplo, es un lujo tener a TV3 porque facilita el acceso a la publicidad, también a través de internet. El canal ha aportado unos datos que muestran que el 30% de los programas infantiles ya no se miran por la televisión sino a través de internet. Esto indica que hay que cambiar la forma de comunicarnos y de hacer publicidad.

Además, conseguimos algo vital para nosotros, que es el retorno. En la TDT, que acaba de nacer y ya debe estar muerta, porque nación con una idea biunívoca, que el emisor enviaba pero también recibía información del usuario. Lo de recibir, ya no se da. Y ahora han aparecido las televisiones a través de internet, con lo que no es difícil pensar que en poco tiempo, la evolución de la publicidad y la comunicación en la red será muy positiva. Sólo es una cuestión de ingresos. Las televisiones y las radios están tan acostumbrados a obtener sus ingresos de una forma determinada que el cambio de forma de éstos les está dejando en una fase de estudio de cómo reconducirlo. Esto es lo que estamos estudiando en Kids Cluster.

Además, han aparecido colaboraciones transversales, business to business. Por ejemplo, las empresas de juguetes han empezado a distribuir a través de empresas del sector alimentario, y esta partida ya representa entre el 15% y el 20% de la facturación de cualquier empresa juguetera.

Sois un universo muy amplio, porque encontramos una televisión pública, un hospital para niños, Educa-Borràs, Tecnitoys… ¿Cómo funcionan vuestras sinergias? ¿Qué se puede hacer entre un hospital y una empresa de comunicación o una empresa fabricante de juguetes?

Por ejemplo, la industria alimentaria está muy relacionada con los niños y una manera de conseguir que los productos se consuman mejor es incluir juguetes. Además, en impulsos de compra, cuando la familia iba a buscar los regalos, se pasaba por la parte de alimentación y hay que aprovechar la oportunidad de incentivar la compra de un producto antes de Navidad, que sería el último momento. Otro caso, Edebé, especializada en libros, también ha entrado en temas de licencias y está explotando la marca Scalextric en ferias internacionales, como la de Londres o la de Las Vegas. Esto es algo en lo que en Tecnitoys no estamos especializados, porque sólo fabricamos juguetes. El hecho de poder vender tus productos conjuntamente con los de otra empresa en una expansión internacional supone un ahorro de costes de sedes y al final vendes a los mismos clientes.

Hay una cosa sorprendente y es que cambia la idea de cluster. Ya no es un concepto territorial sino que se centra en la demanda.

De la misma forma que se pasó de la venta por zonas geográficas a la venta por canales, el cluster también ha pasado de los fabricantes de grifos o carrocerías a los mercados, porque creemos que son más importantes y son los que marcan tendencias. El problema es el tamaño, porque cualquier cosa que quieras hacer que sea mínimamente importante, la investigación y el desarrollo o las plataformas internacionales requieren de un tamaño mínimo. Si somos capaces de hacer investigación y desarrollo conjuntamente, seguramente podrá volver la fabricación de productos que ahora se hacen Asia. Porque si en China crece la mano de obra entre un 10% y un 15%, ya se puede ver que aquello no será rendible. Pero si somos capaces de montar procesos para conseguir valor añadido en maquinaria y tecnología, es posible que pueda volver la producción aquí de cosas que se han llevado fuera. Y eso sólo puede hacerse por tamaño.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad