El aparato de la CEOE, nervioso ante una posible candidatura de Joan Rosell

stop

03 de febrero de 2010 (20:48 CET)

La sucesión de Gerardo Díaz Ferrán al frente de la presidencia de la CEOE, algo que se empieza a ver cada día como más inminente, está haciendo aflorar los nervios tanto entre la junta directiva de la patronal como entre el conjunto de sus profesionales y altos empleados. De hecho, el aparato de la patronal española habría empezado a maniobrar para impedir que, en un futuro más o menos próximo, Joan Rosell pudiera alcanzar la presidencia de la entidad en caso de que presentara su candidatura.

Y es que, en 2006 Joan Rosell ya se encontró con la animadversión del aparato de la CEOE, que frustró su intento de presentar una candidatura alternativa a la de José María Cuevas. En aquella ocasión, entre otras cosas, se acusó a Rosell de haner amenazado con impugnar las elecciones si Cuevas hubiera decidido adelantarlas. Igualmente, se veía al presidente de Foment como afín a los intereses políticos y económicos del primer tripartito catalán.

De hecho, la noticia del diario Público publicada el martes ha causado sorpresa en los medios empresariales y atribuyen su publicación al personal de la patronal. En el texto, el rotativo desvelaba un supuesto pacto entre Joan Rosell, presidente de Foment del Treball, y Santiago Herrero, presidente de la patronal andaluza.

Según el rotativo, Rosell ayudaría a acceder a la presidencia a este último, relevando  a Gerardo Díaz Ferrán antes de Semana Santa. A cambio, Herrero ocuparía el cargo hasta la convocatoria de las elecciones en 2012, cuando Rosell se presentaría como candidato a la presidencia apadrinado por Herrero.

Además, el aparato de la CEOE prefiere que su presidente sea una persona que proceda de una de las organizaciones sectoriales, ya que, según comentan, conseguiría tener más facilidad para negociar con el gobierno determinados acuerdos y, además, estaría menos “politizada” que alguien procedente de una territorial. Por su parte, los partidarios de las territoriales consideran que éstas tienen más margen de negociación  puesto que no tienen intereses tan concretos.

El aparato de la patronal estaría apoyando a dos personas que cumplirían con las características que persigue. Uno es el de Pilar Fernández de Frutos, presidenta de Unespa, que ha sido criticada desde algunos sectores de la patronal por el hecho de no ser presidenta ni propietaria de ninguna empresa. El otro perfil sectorial es el del presidente de Aetic, Jesús Banegas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad