El aumento del consumo permite a Zapatero anunciar el fin de la crisis

stop

Rajoy insta a los diputados socialistas a liderar un cambio de gobierno

17 de febrero de 2010 (10:45 CET)

El consumo de los hogares y la inversión han empujado hacia arriba el PIB de forma que la salida de la crisis se ve más cercana. En esto se ha apoyado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero en su intervención en el pleno del Congreso en la que ha adelantado el fin de la recesión.

A pesar de la buena evolución la economía española no abandonó la recesión y se contrajo un 3,1% en tasa interanual en el cuarto trimestre de 2009 y un 0,1% en tasa intertrimestral, mejorando los registros del tercer trimestre (-4% y -0,3%, respectivamente) gracias a un comportamiento menos negativo del consumo y la inversión, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que precisó que en el conjunto del año pasado el PIB se contrajo un 3,6%.

 La moderación en la contracción del PIB español en el cuarto trimestre fue resultado de la menor contribución negativa de la demanda nacional, que pasó de -6,6 puntos a -5,3 puntos, frente a la reducción en cuatro décimas de la aportación positiva de la demanda externa al crecimiento, que pasó de 2,6 puntos a 2,2 puntos.

En este contexto, Zapatero, ha asegurado hoy que, aunque la mejoría económica se consolide y se vuelva a crecer en el primer semestre de este año, todavía se seguirá destruyendo empleo en los "próximos meses" y la creación "neta" de puestos de trabajo se registrará a finales de 2010.

Según el presidente, en los últimos dos años se han destruido 1,8 millones de puestos de trabajo y la tasa de paro se ha colocado en el 18,8% a finales de 2009, lo que supone casi el doble de la media de la Unión Europea (UE). En su opinión, no habrá "verdadera recuperación" hasta que se vuelva a crear empleo neto.

Según los datos del INE, dentro de la demanda interna, sus dos principales componentes, el consumo de los hogares y la inversión, mostraron un comportamiento más positivo en el trimestre, aunque con distinta intensidad. Así, el gasto en consumo final de los hogares recortó un punto y medio su crecimiento negativo, desde el -5% al -3,5%, mientras que la inversión registró una tasa interanual negativa del -12,9%, frente al -16% del trimestre anterior.

Consenso económico en dos meses

Por otro lado, Zapatero, anunció hoy la creación de una comisión del Ejecutivo, encabezada por la vicepresidenta Elena Salgado, para intentar llegar a un consenso en materia económica con los grupos parlamentarios en el plazo de dos meses. La comisión del Gobierno estará formada, además de por la vicepresidenta económica, por los ministros de Fomento, José Blanco, e Industria, Miguel Sebastián.

Además, señaló hoy que el 5 de marzo el Ejecutivo aprobará un plan contra el fraude fiscal y laboral, y la economía sumergida. Indicó que el 31 de marzo el Gobierno dará el visto bueno al plan de racionalización de estructuras de la Administración General del Estado y del sector público empresarial.

Además de estas dos medidas, el presidente destacó que el 19 de febrero presentará la Ley de Mediación y Arbitraje, y el 26 el plan de promoción de la inclusión social y la ley de protección del medio marino.

Para el 12 de marzo Zapatero anunció la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, y el 18 se aprobará la Comisión Interministerial de Política Industrial y se definirán sus objetivos en el horizonte 2020. También informó de que el 6 de abril se presentará el plan integral del vehículo eléctrico.

La intervención del líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha girado en torno la pérdida de confianza hacia el presidente español y su gobierno. "Zapatero no inspira confianza ni dentro ni fuera de España", ha afirmado, apoyándose en críticas contra la política económica del Gobierno en 'Financial Times'. "Esto es lo más grave que nos está pasando, la pérdida de confianza en su forma de actuar (…).

Rajoy responde

A continuación, Rajoy ha acusado a Zapatero de "hacer anuncios". ¿Y para qué valen? Le ha espetado. "Sus palabras y sus promesas no se corresponden con los hechos, se limita a dar un guión informativo y se limita a delegar en sindicatos y patronales, con mucha trompetería dialéctica, muchas fotos y muchas ruedas de prensa en Moncloa". Sin embargo, "usted no ha puesto en marcha ni una sola medida económica que haya permitido crear empleo, ha podido gobernar como ha querido y usted es el único responsable de la situación actual (...) y el déficit y la deuda pública siguen aumentando".

¿Qué se puede hacer en estas circunstancias? Usted ha venido a pedir ayuda, diálogo, acuerdos. Yo le he ofrecido no una vez, sino seis, la posibilidad de llegar a acuerdos para combatir la crisis. ¿Qué alegó usted hace mes y medio? Usted respondió "diferencias ideológicas profundas". Y ha repetido: "Usted ha aducido que nos separan diferencias ideológicas de fondo. Pero yo creo que lo que nos separa en la realidad son las diferentes actitudes para afrontar los problemas. Su credibilidad está bajo mínimos y por tanto entenderá que como condición previa para liderar un proceso de acuerdos, antes tiene que recuperar la credibilidad perdida", le ha espetado el líder 'popular'.

Rajoy insiste: "necesitamos que las cosas cambien", pero, añade, en manos de Zapatero todo va a seguir igual. Es decir, que o bien "rectifica a fondo" su política económica o bien "disuelva las Cortes y convoque elecciones", le ha pedido a su contrincante político. Pero, como está seguro de que el Presidente de no va a ejercer su prerrogativa constitucional para disolver las cámaras, ha solicitado a los demás partidos políticos su apoyo para una alternativa de Gobierno "que no nos haga perder dos años más". Es más, Rajoy ha solicitado al PSOE una "alternativa" para salir de la crisis económica: ha pedido a los diputados socialistas que reconsideren su apoyo a la investiodura de Zapatero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad