El Ayuntamiento de Barcelona congela el proceso de privatización de los servicios funerarios

09 de julio de 2010 (19:05 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona ha decidido congelar la privatización de Serveis Funeraris de Barcelona porque quiere obtener el máximo consenso político y social antes de llevar a cabo el proceso. La decisión se ha tomado a pesar de la presión que ejercen algunas empresas privadas del sector, como Mémora, que condiciona el traslado de su sede a Barcelona a que el consistorio deje de ser el accionista mayoritario de la empresa mixta.

Fuentes municipales han explicado a Economía Digital que antes de proceder a la privatización quieren explicar bien el proceso a la ciudadanía y dejar claro que la operación no tiene relación con el actual contexto económico. También se tienen que vencer las reticencias de los grupos municipales, principalmente de los antiguos aliados, ERC, y de su portavoz, Jordi Portabella. Por otra parte, Iniciativa per Catalunya ha anunciado que, hoy por hoy, se abstendría en una eventual votación para llevar a cabo la venta de Serveis Funeraris.

Todo apunta a que no será como mínimo hasta después del verano cuando el consistorio aborde de nuevo el cambio de manos de los servicios funerarios. Actualmente, el ayuntamiento posee el 51% de Serveis Funeraris y el otro 49% está en manos del Grupo Mémora.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad