El Banco de España confirma que la economía ha retrocedido en 2012 menos de lo previsto

stop

El organismo revela que la recesión se agudizó en el cuarto trimestre con un descenso del 0,6%

23 de enero de 2013 (10:54 CET)

La economía española ha sufrido una caída del 1,3% en 2012, lo que significa una mejora de dos décimas respecto a las estimaciones del Gobierno. El Banco de España ha confirmado este martes los datos que había avanzado hace apenas unos días el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, cuando apuntaba a un descenso menor del 1,5% previsto.

Sin embargo, los datos del cuarto trimestre apuntan a una mayor recesión. En concreto, la tendencia negativa se habría agudizado entre octubre y diciembre con un descenso en tasa trimestral del PIB del 0,6%, lo que supone una caída en su tasa interanual del 1,7 %, según ha confirmado el Banco de España.

El organismo justifica esta caída en la "elevada tensión" en el contexto financiero, la consolidación fiscal, el desapalancamiento del sector privado y la continuada reducción del empleo.

Cae el consumo

En el último boletín económico, el Banco de España indica que detrás de este descenso del PIB se encuentra, sobre todo, una contracción de la demanda nacional de 3,9%, superior a la del año precedente, y a la que contribuyeron todos sus componentes, tanto de consumo como de inversión. En septiembre entró en vigor la subida del IVA, lo que ha contribuido a una mayor contracción del gasto.

Por el contrario, la demanda exterior neta atenuó, un año más, el impacto de la contracción del gasto interno sobre la actividad, con una aportación positiva de 2,6 puntos porcentuales en el promedio del ejercicio, apoyada tanto en el avance de las exportaciones como en el descenso de las importaciones.

Empeoramiento generalizado


El Banco de España asegura que todas las ramas productivas empeoraron sus registros durante el último año, con descensos del valor añadido en la industria, pero, sobre todo, en la construcción --castigada por el boom inmobiliario-- y un crecimiento prácticamente nulo en los servicios de mercado.

El empleo ha vuelto a disminuir en 2012, estimándose un aumento del paro del 4,3%, en parte como resultado de la caída del empleo público por primera vez desde el inicio de la crisis.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad